Home » Proyectos ACR, Reportajes

Lee Perry & The Upsetters. Barcelona

Enviado por el 4 noviembre, 2010 – 11:17No Comment

Lo confieso, hace tiempo que no me interesan ni los discos ni los directos de Lee Perry.

Soy de los que piensa que el día que prendió fuego a su , el que había sido uno de los productores más geniales del sonido jamaicano – y hasta de la música en mayúsculas – inició un lento declive del que ya no se ha recuperado. Pero sus dos último trabajos con el sello On-U de Adrian Sherwood me devolvieron de golpe la ilusión por verle de nuevo sobre un escenario; será por que la pléyade de fantásticos músicos con los que ha trabajado en ellos – Jazzwad, Crispy Horns, o el mismo Sherwood entre muchos otros – han efectuado una tremenda labor con los ritmos y las salmodias monótonas del Upsetter.

Sí, «Dub Setter» y «The Mighty Upsetter» son dos joyas que nos devuelven las esencias del mejor dub y reggae.

Creyendo que esos dos discos constituirían la base para sus nuevos conciertos en nuestros escenarios, me dispuse a saborear una gran noche. Pero resultó que Adrian Sherwood solo ha acompañado a Perry en su concierto del festival Periferias de Huesca y no en su velada barcelonesa. Así que me encontré con más de lo mismo, lo que ya había presenciado en otras aburridas ocasiones: Perry se dedicó a lo que peor sabe hacer, cantar, además de lucir excentricidades varias.

Nada que objetar a una banda poderosa bautizada nuevamente (como no!) como , en escueta formación – batería, bajo, guitarra y teclados – y que contaba con nombres de larga trayectoria como el guitarrista Stephen Wright o el teclista «Spider«. Pero hasta a los ritmos clásicos de Lee Perry se les podría sacar más punta con un un buen vocalista o un frontman con ganas. Grandes cortes como «To Be A Lover» (original de Shenley Duffus) o «Curly Locks» (original de Junior Byles) fueron desfigurados por un Perry insulso y hasta desafinante, que mejor haría en dedicarse a los controles o la producción, lo que mejor ha hecho toda la vida. Despachada una hora de actuación, Perry y los suyos miraron el reloj, y ¡ala!, nos vamos.

El público, que llenaba la sala (!?) pidió más y ellos cumplieron con el esperado bis. Pero no, ya no hay nada de excitante en lo que podamos esperar de él. Y que conste, mi máximo respeto para uno de mis productores de referencia; seguiré escuchando y recordando al gran mago del dub que fue, al sumo sacerdote de un reggae estratosférico que trascendió su época e influyó a múltiples generaciones, ese que todavía es capaz de hacer que me suba la temperatura.

Texto: Dr. Decker (Sound System FM)
Fotos: Laia Buira

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

¡Deja un comentario!

Debes estar registrado para poder hacer un comentario.