Home » Proyectos ACR, Reportajes

Sr Wilson en Barcelona

Enviado por el 4 julio, 2012 – 9:27No Comment

En tiempos en que el pueblo llano apenas puede comprar una piruleta de fresa, conseguir sacar un disco al mercado y encima de reggae, más que una osadía parece un milagro.

El temerario se hace llamar Sr Wilson y el suceso, irregular pero lleno de gracia y frescura, Good Man Style.

Échenle una mirada a la bonita portada del disco y podrán observar a un tipo sonriente con cara de buena persona. Esa peculiaridad es parte ineludible para entender el porqué de su éxito y la empatía que logra en cada una de sus actuaciones.

Quien haya seguido un poco su trayectoria que empezó en Valencia en 2006, se habrá percatado que su evolución como artista se ha sustentado principalmente en sus dotes como “entertainer”. Porque Wilson tiene, además de habilidad cantora, una presencia escénica irreprochable que encandila a su público desde el primer segundo. Trabaja bien la escena y su magnífica conexión con músicos y colaboradores se hace terriblemente contagiosa.

En su presentación barcelonesa se hizo acompañar de la Freedom Street Band, la herencia de aquellos benditos Ranking Soldiers que ha cogido el testigo con una fiabilidad y categoría incuestionables.

La banda que sigue teniendo como baluarte esencial a Pau Checa desde la batería, igual le da pelearse con un tema Roots, con un Ska o algo más moderno, las prestaciones son valiosas sea cual sea el estilo.

Por buscar alguna objeción, algún guitarrazo desmedido que no empañó una buena noche. Hay “backing band” para rato.

“Chatty Chatty”, tema que encabeza el álbum y con la que empezó el concierto, podría ser perfectamente un éxito en las radios generalistas, tiene un estribillo que se pega y se mueve en un agradable registro New Roots que no dudo que la encumbraría en lo alto de alguna lista. Desgraciadamente será difícil que lo consiga, su mensaje es políticamente incorrecto y eso no estimula a unas emisoras que sólo se atreven con híbridos del tipo Macaco. Ojalá esté equivocado.

En su show, Wilson se explayó en nuevas creaciones destinadas a la crítica política como “Burn Dem”, a la loa de la hierba sagrada, “Gimme Sinsemina” y logró un momento muy emotivo al acordarse de los amigos desaparecidos en “Forget Me Not”.

Llegó al final agotado de voz pero con arrestos suficientes para cantar su último