Home » Entrevistas, Proyectos ACR

Lee “Scratch” Perry. Licenciado en Dubología

Enviado por el 15 diciembre, 2011 – 10:51 Comments

Comienza la función. La banda se marca los primeros acordes y alguien, suponemos un road manager o promotor europeo, irrumpe discreto en escena para prender una barritas de incienso que, clavadas a conciencia en una manzana “red delicious”, serán las encargadas de disipar por la sala el humo denso y purificador del sándalo, competidor por excelencia de los efluvios de la planta santa. Apenas unos segundos transcurridos y dicho actor secundario hace una nueva aparición furtiva con el fin de depositar la maleta con las pertenencias de Perry en el escenario.

Lee “Scratch” Perry no tarda en hacer lo propio, jaleado entre aplausos y ovaciones y ataviado con un atrezzo que haría enmudecer a Paco Clavel y palidecer al mismísimo Cañita Brava. De pies a cabeza: botas de après-esquí, medias con un bandeado arco iris, pantalones piratas blancos, gafas luminiscentes, gorra de beisbol condecoradísima y alhajas brillantes por doquier, micrófono incluido. Pura extravaganza.
Han corrido ríos de tinta sobre su figura y nosotros, recelosos de ciertos medios y decididos a constatar que parte hay de cierto en todo ello y a desentramar que parte es puritita falacia, aprovechamos la visita del Dalí antillano para dilucidar varios episodios de su enigmática vida.

¡¡Sean ustedes bienvenidos al hilarante “Universo Scratch”!!

En tus primeros pasos en el panorama musical se te conocía como “Dr.Dick” (Dr.Falo), uno de tus múltiples apodos y se dice que antes de pasar una velada contigo, la mujer en cuestión debe hacer reverencias ante tu miembro. ¿Es esto cierto?

¿Reverencias al pene? No, no, no.

Clement “Coxsone” Dodd empleó a Prince Buster como guardaespaldas de algunos artistas de su factoría, siendo uno de ellos tú. ¿Era Jamaica tan peligrosa en aquel tiempo en comparación a la actualidad, que requeriste de los servicios de un escolta?

Prince Buster era definitivamente mi amigo y en Kingston necesitabas hombres malos que lucharan contra hombres malos. Yo tenía un tipo que luchaba contra hombres malos, Prince Buster y por eso era mi guardaespaldas. Juntos hicimos “Judge Dread” y se convirtió en un gran éxito. Teníamos guardaespaldas porque yo puedo combatir con palabras, con música, pero Kingston es tan agresivo que les propones una palabra y como no consiguen encontrar una respuesta, tratan de encontrar un machete, una pistola o un cuchillo. No puedes competir con la palabra, como te he dicho. Piensan que lo mejor es matarte porque tienes algo con lo que no pueden tratarte, ya que los empequeñeces con palabras. Yo consigo que gente que se cree grande empequeñezca con palabras. Las palabras son mis armas.

Lee el texto completo y deja tus comentarios en demtalk.reggae-blog.net