Home » Destacados, Reportajes

La historia del Ska en EEUU por David Hillyard. 2ª parte

Enviado por el 11 abril, 2012 – 12:09No Comment

David Hillyard es un veterano miembro de The Slackers. Fundó su propio grupo Rocksteady 7, participó en el ahora clásico álbum de los Hepcat “Out Of Nowhere” e incluso antes de eso actuaba en San Diego como miembro fundador de The Donkey Show. Decir que ha tenido una larga carrera musical -ni qué decir de una carrera dedicada en exclusiva a estilos como el Ska- sería quedarse corto. Tiene una perspectiva distintiva y apasionada sobre la música en general y reflexionó sobre el estado del Ska en los EEUU tras haber pasado allí más de dos décadas de gira.

Hace un par de años decidió poner esas reflexiones por escrito y publicarlas en su perfil Myspace para que el mundo pudiera leerlas. Como la red social perdía tirón y yo seguía con la sensación de que su debate debería ser conocido por más gente, me acerqué a él con una pregunta. ¿Estaría interesado en ver sus comentarios reproducidos en nuestro blog? Teniendo su visto bueno, ¿querría él cambiar o actualizar algo? “No” el texto seguía teniendo la misma validez.

La cosa tiene su gracia, uno de mis primeros entrevistados fue precisamente Dave sobre el ’96, para una revista de San Diego en la que recuerdo haberle preguntado por su historia de Donkey Show. No recuerdo mucho más sobre el tema, pero aquí estamos hoy publicando su historia sobre el Ska. Es gracioso cómo acaban saliendo las cosas.

Es larga y la publicaremos en varias entregas para que resulte más ligera y más gente tenga la oportunidad de leerla. Después de eso, quizá -solo quizá- el Sr Hillyard se anime a seguir poniendo por escrito su visión sobre el sindicato del Ska. Aquí tenéis la obra, disfrutad.

Nota del editor: Nada ha sido cambiado, excepto pequeños detalles de puntuación y similares.

His story of US Ska. David Hillyard. Capítulo 2.

Publicación original: 8 de Febrero de 2008. David Hillyard (The Slackers y Rocksteady 7) en su perfil Myspace. Reproducida a continuación con su permiso.

Continúo con mis divagaciones sobre la historia secreta del Ska americano.

Como iba diciendo, 2 Tone fue la inspiración inicial de los primeros grupos americanos de Ska. No estoy seguro de qué grupos fueron los primeros y no voy a fingir que lo sé. Solo voy a escribir sobre lo que conozco.

En California del Sur, donde yo crecí, los inicios y mediados de los 80 fueron la época de la locura mod-ska. El Ska era parte de un mini mundo de motos vintage, parkas, trajes y mocasines. Se oía a la vez que The Jam, The Who y The Style Council.

En un giro extraño de la moda, los fans empezaron a llevar chapas que les cubrían las gabardinas por completo. Las actuaciones a menudo tenían relación con rallies de scooters y había hileras de Vespas y Lambrettas aparcadas fuera.

Foto cortesía de South Bay Scooter Club.

El grupo de referencia en esta escena fue The Untouchables de Los Angeles. Sus primeros 45 Rpm y el EP “Free Yourself” le dio combustible a esta escena, que creció a lo grande entre 1982 y 1985. En retrospectiva, su escritura deja mucho que desear pero recuerdo verles en 1985 y su puesta en escena al estilo de los Specials me enloqueció.

Siendo de L.A. y ambiciosos con la industria discográfica, en poco tiempo perdieron la batalla con un LP horrible, “Wild Child”. Víctimas del virus del funk. Más sobre eso después.

También de Los Angeles eran Fishbone, probablemente el grupo de Ska más influyente de principios de los 80. Como mezclaban heavy metal, funk, punk y otros “trastos”, no fueron el centro de la escena, pero en términos de sonido, como el que después salió de Reel Big Fish, No Doubt, Skankin’ Pickle, MU330, Mustard Plug y otros, Fishbone fue el origen. Estaban creando la plantilla de lo que iba a convertirse en la tercera oleada del Ska, aunque en aquel momento nadie lo llamaba así.

Además de un primer EP que tuvo una influencia masiva, movieron una serie de demos por todo L.A. Canciones como “Alcoholic” y “Skanking to the Beat” son los prototipos de clichés de la tercera oleada de Ska que iban a llegar a todos los rincones del país.

Creo que Fishbone fueron ambivalentes respecto al tipo de fans que atraían. No querían ser etiquetados como uno de “esos” grupos. También firmaron con un gran sello bastante pronto, tendrían muchas discusiones sobre el campo al que querían orientar su música. Como Red Hot Chilli Peppers y Living Color estaban triunfando, probablemente ellos pensaron que deberían seguir el mismo camino. Desgraciadamente, eso significó que para cuando el Ska alcanzó la popularidad en los 90, Fishbone estaba fuera del círculo. Dejaron pasar su oportunidad por partida doble.

También había muchos grupos que tocaban Ska a nivel local. En San Diego, recuerdo a NE1. Tocaban cosas influenciadas por Ska ligero además del pop directo de los 80. A mediados de los 80 no era raro encontrar a bandas de covers que versionaban a grupos Ska. Recuerdo un baile universitario en UCDS en el que entré aunque no iba a clase allí (tenía 15 años). Limbo Slam, una banda terrible, se atrancó con una versión de “Concrete Jungle” de The Specials.

 También, en California se hizo grande la película Dance Craze. Se movía en cines independientes y se daba en combinación con películas punk como Decline o Western Civilization. La gente quedaba en los cines y se vestía para Dance Craze como si fuera un concierto. Salir al frente y bailar. Fue lo más.

Dance Craze fue tan popular que la mayoría de versiones Ska que se oían de grupos locales no estaban en la banda sonora.

Los mediados de los 80 fueron tiempos duros para el Ska en California; muchas veces fue visto como algo de principios de década y fuera de onda. Los mods que seguían en la escena rechazaban el Ska por “infantil” e iban a por más RnB y Rock de los 60. Pasé 1986 sin ver tocar a un solo grupo de Ska. Bastante patético.

Fue a mediados de los 80 cuando me di cuenta de que había otras escenas Ska en los EEUU (y Canadá). Los primeros discos de The Toasters, Bim Skala Bim y The Boilers entraron en L.A. a través de la tienda de discos Bleeker Bob, que tenía tiendas allí y en Nueva York.

Si has visto películas de adolescentes de los 80, puedes hacerte una idea de cómo sonaban estos grupos y qué aspecto tenían. San Diego es una ciudad peculiar. En los 80, la dominaban las bandas cover de los 80. 25 años después, la dominan las bandas cover de los 80. ¿Y la gente se pregunta por qué no tiene una escena musical proporcional al tamaño de su población?

The Toasters iban a por un estilo 2 Tone mezclado con Beastie Boys (¿recuerdas a Sean y Lionel?). Llevaban traje así que tocaban Ska, ¿no?

Bim Skala Bim y otros grupos de Boston como Plate of Shrimp podían clasificarse tanto como “world beat”, como Ska. Bim no se vestían arreglados pero creo que tampoco se dirigían a la audiencia universitaria. A mí me iba mucho su sonido en aquel momento. El poder del trombón de Vinny Nobile era realmente emocionante.

The Boilers de Nueva York también eran emocionantes. La voz de Oliver Rhee tenía una suave calidad y su música no tenía influencias del funk ni del metal… si tenía algo, era el vibe del roots reggae. Mis amigos y yo desgastamos su cinta de tanto escucharla.

Aparte de estos chicos, a lo largo de mediados de los 80 me constaba que había grupos como The Uptones de San Francisco, The Villians de Vancouver, The Hopping Penguins de Toronto (creo?) y Urban Blight, The NYC Citizens y Second Step de Nueva York.

El primer grupo del que formé parte fue The Saints (no, el grupo de Australia no). Duramos algo menos de un año en 1985 y éramos un grupo “mod-ska”. Tocábamos Ska como “Danger” de Selecter. Creo que también tocamos “That’s Entertainment” de The Jam. Afortunadamente, nos separamos por diferencias artísticas serias y nunca llegamos a mucho.

Yo tenía muchas ganas de formar un grupo de Ska y pasé la mayor parte de 1986 intentando hacer que eso ocurriera. Cada vez que alineaba un grupo, se deshacía. Incluso conseguí una actuación, de la que tuve que echarme atrás porque no conseguíamos mantener a un mismo grupo de gente de un ensayo a otro.

Finalmente, en 1987 The Donkey Show estaba listo para empezar a tocar. Hicimos nuestros primeros gigs y tuvimos éxito inmediato en San Diego; poco tiempo después, dimos los primeros conciertos en L.A.

Teníamos influencias directas de 2 Tone. En ocasiones echábamos mano del Ska de los 60 como The Skatalites o Prince Buster, y a falta de algo mejor, world beat. Sí, ya lo sé. Vergüenza.

Al mismo tiempo que The Donkey Show salieron a escena un montón de otros grupos como The Skeletones, No Doubt y Let’s Go Bowling. Estaban en pleno crecimiento. Sus shows en Country Club en L.A., el teatro Variety Arts y la sala Fender’s Ballroom estaban llenos hasta la bandera.  No sabría decir cuánta gente había en estos shows porque no estaba muy puesto en los negocios… supongo que en las actuaciones en L.A. habría 300-700 personas.

La escena era muy underground. Nada en la radio. Los conciertos rara vez se mencionaban en la prensa; iban en contra de lo que se suponía que la gente tenía que escuchar en el momento. Pero los conciertos eran grandes. Al menos, tan grandes como los de Ska son en Los Angeles hoy en día.

Este éxito local se repitió en Boston y Nueva York. Pero entonces, ¿qué pasó? ¿Cómo se separarían y desaparecerían en la oscuridad la mayoría de estos grupos? ¿Y por qué tan pocos de los grupos de los 80 siguieron activos en los 90?

Un gran culpable fue el virus del funk: una vez los Red Hot Chilli Peppers alcanzaron el éxito, al menos el 50% de los músicos que había en los EEUU siguieron su estela. Uno tras otro, los grupos de Ska se convirtieron en grupos de funk.

Otra tendencia que diluyó el Ska fue “world beat”. Antes de darte cuenta, si querías ser creativo tenías que combinar calypso con rock con hi-life con zouk con… bueno, te haces una idea. Desafortunadamente, ¡mucha de esta mierda se parecía al funk! al parecer, mezclabas 12 tipos de música étnica y acababas con funk. Había que llevar camisetas de tirantes y también aparecieron el corte de pelo ochentero y el mechón-coletilla.

El Ska estaba tan lejos de la corriente mayoritaria a lo largo de los 80, que los grupos siempre estaban bajo presión. Susurros de “si quieres ser popular deberías…”, “nunca serás popular si sigues tocando Ska…”, “tienes a demasiada gente en el grupo…” eran los consejos más habituales que podía darte un chico que trabajaba en la oficina postal de Warner Bross y se hacía el importante en tu carrera.

Para algunos grupos, funcionó. No Doubt siempre quisieron ser estrellas de rock y acabaron haciéndolo. Fishbone acabó teniendo importancia musical, pero nunca alcanzó la popularidad que probablemente hubiera merecido alcanzar. Ellos hicieron el sonido y No Doubt acabó vendiéndolo.

Para otros grupos como The Untouchables, el virus funk fue un desastre. ¿Alguien recuerda su canción “Freak in the Streets”? Guau. También se cargó a mi grupo The Donkey Show. La mitad del grupo quería tocar una mezcla de Bad Brains y Red Hot Chilli Peppers. La otra mitad quería una cosa Ska/Reggae. El resultado fue que el grupo se separó en 1990.

Sin tener eso en cuenta, a finales de los 80 no estaba nada claro qué es lo que iba a pasar con la escena del Ska. Los grupos nuevos se iban multiplicando, pero eran más underground que nunca.

Continuará…

Texto: David Hillyard
Publicado originalmente en www.lawless-street.com por Jason Lawless
Traducción: Reborn4theVibe

Comentarios de Facebook:

¡Deja un comentario!

Debes estar registrado para poder hacer un comentario.