Home » Crónica de evento, Proyectos ACR

Sold Out!! Dub Inc en la Sala Apolo de Barcelona

Enviado por el 19 marzo, 2014 – 12:00 Comments

140214_DUB_INC_APOLO_LB_WM_6211¿Se acuerdan del Tío Gilito cuando se bañaba en piscinas llenas de monedas de oro o en sus ojos deslumbraban signos de dólar? Pues a los promotores del reciente concierto de Dub Inc. en Barcelona les vino a la cabeza una sensación parecida al comprobar que la gira de presentación de su nuevo disco Paradise está siendo un completo éxito y arrasa donde va. Desgraciadamente la realidad es bien distinta y una gira exitosa no hace rico a nadie. Para parecerse al potentado y egoísta pato habrá que esperar. No encontrar entradas de un concierto de Reggae en taquilla, es algo inhabitual por no decir inverosímil. Nos tendríamos que remontar a los buenos momentos de Toots & The Maytals, The Skatalites y pocos más para contemplar una sala llena en la que el público esté a punto de subirse a las lámparas del local para poder ver el show con nitidez. ¿Acabó la crisis?, ¿La Reggae Music ha dejado de ser maldecida? Ni lo uno ni lo otro. De la crisis mejor ni hablar y sobre el Reggae nos podríamos preguntar: ¿Es exactamente Reggae lo que ofrecen los franceses? En principio diríamos que sí. Roots y Raggamuffin es la base de su propuesta pero ni pizca de Dub, y unas trazas árabe-rockeras que los alejan de una muestra estrictamente jamaicana, notándose en el tipo de espectadores, poco habituales en una velada de Reggae al uso. Es evidente pues que en la fusión está la gloria y la suya no deviene en confusión como en muchísimos casos que no vale la pena ni mentar.

Hakim “Bouchkour” Meridja está en una forma vocal impresionante, mejor que nunca, y ejecuta su labor con poderío majestuoso. A su lado, con menor desgaste pero enardeciendo al respetable con sus rimas, que parecen emitidas después de la ingestión de varias copas de cazalla, el MC, Aurélien “Komlan” Zohou, a quien por cierto pudimos ver bailar con destreza en el Club Harlem donde han empezado las Dynamite Sessions, citas que ya son imprescindibles en las noches de los viernes.

140214_DUB_INC_APOLO_LB_WM_6230

Entertainers puros, consiguen que los presentes enarbolen sus brazos desde el minuto uno con Tous Ce Qu’ils Veulent, una de las mejores piezas de su disco del 2010 y probablemente más brillante, Hors Controle, al que darán un buen repaso con Dos A Dos, Bang Bang o Laisse Le Temps, de aires árabes. Sus dos otros discos, Diversité y Afryka,  forman parte de un repertorio donde también domina Paradise. Sin ser un mal disco (contiene piezas como Chaque Nouvelle Page, Better Run o la misma Paradise de buen nivel) carece del “punch” de sus predecesores y el regusto al más de lo mismo llega indefectiblemente a la boca, quizás en ello, radique el problema que empieza a manifestarse en La banda suena demoledora, no hay un momento de respiro en el espectáculo y el público, bota que botarás, no da muestras en ningún momento de cansancio, pero en la obstinación de no bajar el ritmo, percibimos una sensación de repetición rítmica que agota un tanto hacia el tercer tercio del show, como si las ideas se hubieran marchitado.

140214_DUB_INC_APOLO_LB_WM_6081

Contradecir a más de mil almas satisfechas, es una temeridad que no  cometeré, su calidad como grupo está fuera de toda duda y esa conjunción de los dos vocalistas, que siempre ha sido su seña de identidad, todavía seduce. Aún así, no parece que el discurso evolucione y permanece seriamente enrocado.

Al igual que en 2010, los cimientos del Apolo quedaron gravemente dañados, el ímpetu de los cantantes, su entrega y la energía que utilizan para que el público no pare de saltar surgió su efecto. Si vienen más a menudo la vetusta sala corre serio peligro. A  brincar que son dos días y el primero ya ha pasado. JUMP, JUMP, JUMP.

Texto: Barracuda

Fotos: Laia Buira (www.laiabuira.com), Flikr

Tags: