Home » Crónica de evento, Proyectos ACR

“Another Party” Clinton Fearon & the Boggie Brown Band

Enviado por el 7 abril, 2014 – 11:00 Comments

clinton-fearon-barcelonaEnfrentarse con un concierto de Roots-Reggae a un Madrid-Barça en una noche de domingo, es algo parecido a la mítica lucha entre David y Goliat. Por desgracia no vivimos dentro de un pasaje bíblico y en la cruda realidad, un pastorcillo nunca ganará a un gigante. A pesar de todo, una nutrida cantidad de fieles seguidores apoyaron a en una velada que apuntaba a desangelada (al promotor se le notaron durante la previa unos bultitos en la zona donde se anuda la corbata) y acabó ardiendo por el tesón de los músicos y la gratitud de un público entregado.

Los que se acercaron a la pequeña y excelentemente sonorizada sala de Nou de la Rambla, llegaron ávidos por contemplar las prestaciones con banda del insigne jamaicano, al que ya habían seguido en formato acústico, y no les defraudó en absoluto empero encontrarse algún cambio en la habitual formación de la Boggie Brown Band y la ausencia de metales que hubieran dado aún más si cabe mayor brillantez al show.

Las dos nuevas incorporaciones de la banda, la pianista Chava Mirel y Alex Chadsey en los otros teclados no acabaron de cuajar, una por intentar demostrar unos pinitos cantores un tanto destemplados y Chadsey por querer ser émulo de Pink Floyd en algunas improvisaciones disonantes. Esos pequeños lunares fueron tapados por el resto del grupo, imponente durante toda la actuación. David ‘Davee C’ Carpenter (un tipo encantador), estuvo contundente en la batería, Alex George preciso en el bajo y Ire Taylor, percusionista, cantante y animador, se marcó un Let’s Get In On de lo más seductor. Los tres formaron una base rítmica demoledora, deudora del mejor sonido Wailers y que a la postre fue casi lo mejor de la función. Y digo casi porque como director de orquesta tuvieron a un señor mayor con gafas y de sonrisa eterna que tomó el máximo protagonismo con una sabiduría y un talento interpretativo fuera de serie. Dos horas duró el show y dos horas estuvo Clinton Fearon cantando sin parar. Pletórico de voz desde el minuto uno al ciento veinte, sin fallos, expresivo, armonioso hasta para saludar, sin utilizar ningún truco que le diera tregua, una lección para todos aquellos que al minuto veinte venderían su alma por una botella de oxígeno. ¿El secreto? Saber cantar y cuidarse. Parece fácil ¿no?. No lo es en absoluto. De su garganta surgieron notas de auténtico sabor caribeño, aquellas que no se aprenden, las que están impregnadas en tu alma si tienes la suerte de nacer con ellas. Hábil y con mucho Blues en la guitarra, Fearon arrancó ovación tras ovación a base de simpatía, maestría y profesionalidad. Un regalo.

140323_CLINTON_FEARON_APOLO_LB_WM_8072_LUPO

Goodness, es de los mejores discos que aparecerán este año, y si no al tiempo. De él extrajo perlas como Another Party, Goodness, la pegadiza Jamdown Booggie, la “calypsera” Wi No Know It, Come By Yah, pieza para bailar suavemente con una Red Stripe en la mano o Blame Game, el Hit de la grabación con la que cerró el set. Canciones con efluvios a la Jamaica más pura: la de Winston Rodney, Joseph Hill, Kiddus I, Bob Marley, los mejores. Junto a ellas una electrizante Pilot Jonhson o el tridente “made in” Gladiators compuesto por Richman Poorman, On The Other Side y Chatty Chatty Mouth. Delirio máximo.

Mientras en la capital del reino pitaban penaltis, se pisoteaban y la muchedumbre se enervaba, en un pequeño rincón insonorizado de la Ciudad Condal, una selecta e inteligente congregación gozaba con sones cálidos interpretados por un artista único e incomparable.

Come by yah you will feel the love

Come by yah ooh ooh ooh  (Come By Yah)

140323_CLINTON_FEARON_APOLO_LB_WM_8146_LUPO

P.D.: Alex y Marc, Marc y Alex o lo que es lo mismo, Sound, fueron los encargados de crear el clima propicio para que Clinton y sus huestes encontraran la sala a la temperatura adecuada. Como siempre los de Badalona no fallaron. Con o sin cantantes, siempre son garantía de buen gusto musical. Un seguro de vida.

Texto: Barracuda

Fotos: Laia Buira (www.laiabuira.com), Flikr

 

 

 

Tags: ,