Home » Crónica de evento, Proyectos ACR

“El mejor” Beres Hammond, Israel Vibration y la New York Ska Jazz Ensemble en Barcelona

Enviado por el 15 julio, 2015 – 12:04 Comments

beresSe lo debían a sí mismos y lo merecían porque la victoria cae siempre del lado de los arriesgados. La productora REGGAE SHACK volvió a intentarlo y en esta ocasión ganó. Once años después de un fiasco histórico e injusto en el que poco más de ciento cincuenta personas se reunieron para escuchar la mejor voz jamaicana de las últimas dos décadas, regresó y la Sala Apolo se convirtió en una olla a presión.

¿Tanto ha girado el calcetín en todo este tiempo? Seamos sinceros, no. Es innegable que el portentoso jamaicano ha ganado más seguidores (otra cosa sería de frenopático), pero su sola presencia no hubiera garantizado para nada el éxito de convocatoria conseguido. Su estilo incomparable, el de un crooner marcado por la esencia del Soul, sigue sin acabar de enganchar en aquellos a quien lo meloso les parece insustancial y el medio-tiempo un latazo. Cierto es que su show comenzó demasiado tarde para ser un día laborable,  el calor insoportable y el desgaste trascendente después de dos vigorosos conciertos. Aún así los vacíos creados en las primeras filas al aparecer su estilizada figura se me antojan excesivos y síntoma de que, como les contaba, tampoco han cambiado tanto las cosas. Reunirlo con dos formaciones del calado de NEW YORK SKA JAZZ ENSEMBLE y los inmarchitables , fue todo un acierto aunque se jugara con cartas marcadas. No lo tomen como un reproche, los tiempos  no están para pinchazos. Sin embargo a sus seguidores más acérrimos, entre los que me cuento sin excusa ninguna, les duele el parco interés que despierta a un público que debería apreciar las excepcionales virtudes artísticas de un cantante fuera de serie.

NYSJE

Hablemos de Don ALBERTO.

Me encantan la simbiosis entre el Jazz – Ska y los discos de NEW YORK SKA JAZZ ENSEMBLE, pero en directo me aturden, si no fuera por la inmensa figura del maestro ALBERTO TARÍN, feliz como un niño con su nueva y lustrosa guitarra, me quedaría en casa deleitándome con la finura de sus grabaciones. En directo utilizan la quinta marcha. Algo de culpa debe tener en la aceleración su saxo y líder FRED REITER, un músico  competente aunque excesivamente agitado sobre las tablas, y es una lástima porque la pléyade de músicos acompañantes es de un nivel notable. Aparte del guitarrista valenciano, el trompetista ex Skatalites KEVIN BATCHELOR y el potentísimo baterista YOU DINIZILU ofrecen una incuestionable calidad musical a la banda. No por ir más deprisa se baila con menos ritmo. Combinaron  Free As a Bird o Hot Like Fire (sus nuevas creaciones), con las habituales Love & Affection, Take 5, Boogie Stop Shuffle  y algún que otro revés como la errática Another Saturday Night. NEW YORK JAZZ ENSEMBLE, seguro de vida pero precaución en las curvas.

Decían que ISRAEL VIBRATION era el grupo preferido de BOB MARLEY, y lo sigue siendo de cientos de seguidores a juzgar por el entusiasmo con que reciben cada uno de los conciertos del veterano dueto. LASCELLE “WISS” BULGIN y CECIL “SKELETON” SPENCE, son sinónimo de triunfo asegurado. Su afán de superación enardece a sus fans que los idolatran casi como deidades. Los años no pasan en balde y menos con los problemas físicos que arrastran desde siempre, pero allí están ellos al pie del cañón hasta que la mala dicha venga a buscarles. Su canto monótono, sobre todo el de “WISS”, no ayuda a la vivacidad de un show que al cronista le sigue pareciendo algo tedioso sin las composiciones de su ex compañero de fatigas ALBERT “APPLE GABRIEL” CRAIG, parte fundamental del trío, y a quien se le echa muchísimo de menos. Aún así, “SKELETON” continúa aguantando el tipo y la formación se asemeja a un reloj suizo; ése  es su gran secreto. Los ROOTS RADICS, liderados por dos figuras de relumbrón de la talla de ERROL “FLABBA” HOLT o DWIGHT PINKNEY, continúan siendo de las mejores bandas jamaicanas que pisan escenarios y sin ellos todo cambiaría de color. Why Worry, Pay The Piper o la singular The Same Song, son truenos interpretados con una seguridad y fortaleza de la que ya pocos pueden presumir. Mientras prolonguen su carrera será pecado perdérselos porque lo de las grandes Backing Bands se está acabando tan rápidamente como la sintonía del Telediario. Y después llegó BERESFORD.

israel

Voy a intentar quitarme el disfraz de fan irreductible, aunque cualquier persona sensata apreció con seguridad que estaba asistiendo a un acontecimiento único e imponente. Se le nota más delgado que antaño, incluso algunos comentan que pudiera estar enfermo, pero a la que entona los primeros versos de No Goodbye : “Every time i think of saying goodbye, everything inside me says it’s lie, so i can’t, no i can’t, no i can’t, yes”, las dudas se disipan y la emoción del reencuentro con su voz inimitable vuelve a embriagarte como siempre [Lo confieso, no me puedo quitar el disfraz, lo llevo incrustado en la piel]. Apoyado contundentemente por THE HARMONY HOUSE BAND, de la que sólo saldrán notas falsas de la guitarra del habitual “killer” sin remedio, BERES desgranará un repertorio sin mácula con el que irá calentando sus cuerdas vocales hasta llegar al éxtasis final. En él encontraremos Fall In Love All Over Again, Step Aside, Can You Play Some More,She Loves Me Now, I Feel Good, entre otras perlas a cual mejor. Un punto y aparte se merece el binomio They Gonna Talk/Come Down Father, un prodigio que el jamaicano interpretó con una sutileza y entrega asombrosas. Rockaway, el particular homenaje a sus ídolos Dennis Brown, Marvin Gaye y Aretha Franklin, fue la guinda de un pastel que no sacia ni aún merendándose una tonelada.

BERES HAMMOND, aquel que no canta nunca una canción igual, el que improvisa sin parar, el  de la perenne sonrisa, el cantante de cantantes, El Mejor.

“To the hearts of those responsible, let them know their actions are despicable
Remind them that is u who wears the crown. Come down father, come down”
(Come Down Father)

 

P.D.: Mil felicitaciones y agradecimientos a ACR por sus quince años de apoyo a la música Jamaicana y reconocimientos a Reggae Shack por su sincera amabilidad y facilidades para realizar nuestro trabajo. Ahora sólo falta que repitan con Sánchez, la otra espinita clavada.

Texto: Barracuda

Fotos: Laia Buira laiabuira.com  flickr 

Foto (Israel Vibration): Xavier Guillamón

 

 

Tags: , ,