Home » Proyectos ACR, Reportajes

Gentleman & The Evolution. Barcelona y Madrid

Enviado por el 6 diciembre, 2010 – 10:55 Comments

& + + + Ana Tijoux. 30 de Noviembre. Sala Razzmatazz. Barcelona

Eran las ocho pasadas y ya se respiraba un buen ambiente en la sala Razzmatazz de Barcelona.

Puntual en el escenario estaba Ana Tijoux, cantante chilena que nos mostraba su rap e intentaba calentar como todo buen telonero. Pasó sin pena ni gloria mientras poco a poco se iba llenando la sala.

El buen ambiente reflejaba la buena aceptación que tienen los cantantes y bandas de reggae europeas en nuestro país, logrando movilizar a día de hoy, más gente que muchos artistas jamaicanos.

No se hizo de esperar mucho la banda que acompaña a Gentleman en su nueva gira, veinte minutos del alemán Jahcoustix con su guitarra y su buen rollo, y apareció en el escenario The Evolution, una nueva backing band formada por componentes de Far East Band, exceptuando el batería y uno de los teclados.

Con ella salió el jamaicano Christopher Martin, buena voz y técnica, con lovers como “Jamaican Girl”, marcando un estilo envuelto entre el r’n’b y el reggae.

Pasadas las nueve y media, con la sala a reventar, saltó al escenario Gentleman, acompañado de sus inseparables coristas y .

Dispuesto a presentar su último disco “Diversity” (2010), no consiguió llevarse un auténtico forward del público hasta que cantó “Intoxication”, a pesar de haber interpretado ya temas como “Blessings to Jah” o “Different places” de discos anteriores.

Y para hacernos contentos a todos se marcó un medley junto a Christopher, acordándose de , Barrington Levy, Gregory Isaacs y con temas como “Revolution”, “Here I come”, “Night Nurse” o “Shine Eye Gal” respectivamente.

Pero para meterse al público más joven en el bosillo faltaban esos ritmos que hacen botar a toda una sala, y lo consiguió empezando con “Runaway” respaldado por , como es habitual en sus visitas en la ciudad condal, y siguiendo con “Leave Us Alone” dejando a más de uno perplejo al empalmar esta última con el “Sweet dreams” de Eurythmics. En este momento uno se preguntaba si estaba en un concierto reggae o habia empezado a pinchar el Dj residente de la sala.

Se acercaba el final del concierto y Gentleman cogió la silla y la guitarra para interpretar “Lonely days” en formato acústico, pero las despedidas de sus directos suelen ser largas, así que volvió a conectar con el público recurriendo a sus temas más conocidos como “Send a prayer”, “Caan Hold Us Down” o “Dem gone” (sin duda la canción mas coreada de la noche).

En definitiva, unas dos horas de concierto para todos los públicos que dejó a sus fans contentos.

Texto: Edu Blasi
Fotos: Laia Buira

………………………………………………………………………………………………………………………….

Gentleman & The Evolution + Christopher Martin + Jahcoustix. 1 de Diciembre. La Riviera. Madrid

Si una crónica debe fundamentarse en reflejar las sensaciones absolutamente subjetivas –con una cierta dosis de objetividad en la narración- que una actuación ha transmitido al redactor del evento, entonces he de confesar que la de Gentleman & The Evolution celebrada el pasado Miércoles 1 de Diciembre en La Riviera me ha infundido más indiferencia y apatía que entusiasmo y emoción, aunque también hubo espacio para lo segundo conforme iba avanzando su despliegue escénico e iba recuperando los temas de sus álbumes anteriores.

La velada se inició con un tempranero set acústico por obra de Jahcoustix –el nombre no se presta a equívocos-, y de la chilena Ana Tijoux. El alemán, que ha forjado su carácter a base de vivir la desesperanza en las callejuelas de Nairobi, el cosmopolitismo de Nueva York y la omnipresencia del mercado de narcóticos en México, ofrece una propuesta interesante, austera y sincera, que, pese a la complicación que entraña su formato y lo breve de su comparecencia –apenas 20/25 minutos-, consiguió recabar aplausos y cierta complicidad entre el público en base a su carisma y determinación. Una muy grata sorpresa, si bien más apropiada para la cercanía de una sala pequeña.

Le siguió Christopher Martin, que para su actuación contó con el soporte que le brindó The Evolution, una formación que, dicho sea de paso, no posee la solvencia que demostraba The Far East Band, la banda que acompañaba a Gentleman años atrás y que ha decidido aliarse y girar con Tippa Irie en los últimos dos años. Chris es un artista joven que reproduce los clichés de otros vocalistas actuales sin aportar algo novedoso, genuino o distintivo que permita definirle como tal. Afortunadamente, cuenta con el “apadrinamiento” de Gentleman, que siempre le será útil para abrirse camino en el reggae.

Una vez retirado del escenario –provisionalmente, como comprobaríamos a posteriori- Christopher y manteniéndose sobre las tablas la banda antes mencionada, suenan los acordes de “Dem Gone”, que predisponen favorablemente para la aparición de Gentleman. “Distant Away”, un tema de su reciente álbum doble “Diversity”, abre el repertorio propiamente dicho en un escenario decorado con un enorme telón de fondo en el que figura dicha palabra. Un concepto bello que evoca a otros, tan hermosos como poco practicados en esta sociedad egoísta e individualista en que estamos inmersos, como tolerancia, respeto, solidaridad o integración. No hay más que comprobar el estado de las inmediaciones de la sala, plagado de botellas a medio apurar y vasos de mini medio y envases desperdigados por el lugar. ¡Qué poquito cuesta ser educado y cívico!

Gentleman es un hombre que atrae masas y buena muestra de ello es el lleno sin paliativos que presentó la sala madrileña La Riviera, de 1.500 personas de capacidad, lo que no había logrado un grande del género como . Y a un artista que ha alcanzado tales cotas de reconocimiento y respaldo popular, con seis álbumes a su costado, entiendo que debe exigírsele un plus de teatralización –puesta en escena- y de calidad cuando se enfrenta a un directo si lo comparamos con un artista que apenas acaba de despuntar. Es algo que sí había ocurrido en ocasiones anteriores -especialmente reseñable y emotiva fue su actuación en la edición 2005 del festival frente a 3.000 entusiasmados asistentes- y que lamentablemente no se produjo en esta ocasión.

Cuando el artista irrumpió en el escenario, no le vimos brincar como acostumbraba, no le vimos desgañitarse al compás de sus temas dancehall –el cénit de su concierto fue en uno de sus varios amagos de finalizar con “Runaway” y “Leave Us Alone”, con la banda adentrándose en terrenos más rockeros-, ni siquiera su voz -apagada- hizo justicia a su trayectoria. De hecho, dio la sensación de que los temas de su nuevo álbum “Diversity”, alguno de ellos bastante meritorio como “Lonely Days” o “It´s Pretty”, no terminan de encontrar acomodo entre los clásicos de estribillos coreables “Superior”, “Jah Ina Yuh Life”, “Intoxication”, “Jah Jah Never Fail” o “Dem Gone”, que tuvo que interpretar por petición popular.

El colmo de lo hortera y contraproducente fue cuando la actuación se tornó en una suerte de club de baile “mainstream” de fin de semana con la interpretación, a dueto junto a Chris Martin, de “To The Top” -versión radiofónica- empalmada con “Sweet Dreams (Are Made Of This)”, el tema que encumbrara a The Eurythmics a comienzos de los ochenta; o el descafeinado medley de temas archiconocidos jamaicanos, que con toda seguridad podía haberse ahorrado.

En suma, una actuación que no rayó al nivel que nos tenía habituados y en el que tan sólo en momentos puntuales pudimos disfrutar de aquel artista que nos deslumbró años atrás con el álbum “Journey To Jah”.

Texto: Larry ACR
Fotos: Laia Buira

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

  1. LusoBanton dice:

    Opiniones como colores, muchos y “diversos”. Yo estuve en la Riviera en Madrid, y fui con un colega, y hacia mucho ke no disfrutabamos tanto de un concierto. No paré de saltar, y de moverme, y no deje de esbozar una sonrisa en cada tema ke se marcaba esta gente, “to the top” fue una locura, “superior” idem, y asi repasando sus clasicos de ayer y hoy y espero, ke siempre. Lo unico negativo, en mi subjetivo modo de vista, fue el sonido, ke los bajos del sonido parecian ke no daban a mas.

    Y para finalizar mis impresiones, y a modo de comentario de la crónica, no vi mal, en absoluto, ni contraproducente, que en momentos el sonido o el concierto fuera mas bailable, movido, e incluso, divertido que en otros momentos del mismo concierto. Creo que por cosas asi, fue mas completo. Y por cosas asi, yo, personalmente, me lo pase de puta madre. Pero por supuesto, desde mi humilde punto de vista.

    Pdt: Yo estuve desde el principio y si salió al escenario Ana Tijoux antes de Jahcoustix, acompañada de un tio, ke no se kien era, y su dj, kien antes de empezar los conciertos, estuvo pinchando algunas bases de hip hop.

  2. rudeteo dice:

    me habria molado ver a Christopher Martin…..