Home » Noticias / Novedades

Entrevista a Donna Hope (Vice Magazine)

Enviado por el 11 julio, 2011 – 9:19 Comments

La revista Vice Magazine publica una entrevista realizada a Donna Hope (Man Vibes: Masculinities in Jamaican Dancehall) en la version web del magazine.

A continuación, reproducimos integramanete el texto aparecido en www.viceland.com

“Hace una década, la moda en el dancehall jamaicano se limitaba a Sizzla vestido de caqui de los pies a la cabeza, a las banderas de Selassie, a las cintas en la cabeza y a ser negros y no gustarles ni un pelo los gays. En algún momento de la década pasada, los devotos de este género jamaicano decididamente homófobo empezaron a vestir ropa ajustada y americanas con pedrería, se perforaron los pezones y se aclararon la piel, pasando del negro al no-tan-negro o café-con-leche.”

“Donna Hope, conferenciante sobre estudios relacionados con el reggae en la Universidad de las Indias Occidentales, en Kingston, sabe más de estos confusos cambios en la moda del dancehall que cualquier otra persona en el mundo. Hace poco escribió un libro titulado Man Vibes: Masculinities in Jamaican Dancehall, un ensayo en el que profundiza en los procesos mentales que gobiernan el comportamiento de las estrellas del dancehall más al tanto de la moda. Aprendamos algo sobre el tema.”

Vice: De modo que ahora las estrellas del dancehall se blanquean la piel y visten como los gays a los que han odiado toda la vida.

Donna Hope: Desde la entrada del nuevo milenio hemos visto cómo la moda masculina del dancehall ha pasado de ser una representación radical de la masculinidad a algo mucho más extravagante. Actualmente los artistas y los fans son más desenvueltos y prestan mucha más atención a cómo visten.

¿Algo en particular?

Se preocupan mucho por sus trenzas, por ejemplo, y algunos incluso han empezado a estilizarse las cejas de distintas formas y a llevar ropa que, no hace mucho, se habría considerado gay. Los rosas pastel y el melocotón se han vuelto colores muy populares, igual que las camisas estampadas y los pantalones muy ceñidos, marcando mucho el cuerpo masculino. Son cosas que tradicionalmente en el dancehall eran poco menos que antítesis de cómo debería vestir un macho a ultranza. Los zapatos tienden a ser del mismo color que las camisas, normalmente púrpuras o naranjas, y este atuendo se acompaña con mucha joyería llamativa. También se han vuelto muy populares los piercings y los tatuajes. Todo esto está muy lejos de los puntos de vista tradicionales sobre el aspecto que debe tener un jamaicano de clase obrera.

¿De dónde viene este estilismo glamouroso y en cierto modo afeminado?

El diálogo entre el dancehall y las casas de moda de París y la “alta costura” es más estrecho que el que tiene con otros tipos de música negra, como por ejemplo el rap americano. Es una influencia más europea. Tiene mucho que ver con que la gente desee ver más allá de su localización física y probarse a sí misma que podríamos aguantar el tipo en una pasarela en Europa.

¿Cómo puede eso conciliarse con la asociación del dancehall con la homofobia más virulenta? ¿Cómo lleva la escena que sus estrellas vistan pantalones ceñidos y aros en el ombligo?

Estos potenciales conflictos en el diálogo son parte de lo que hace tan especial el dancehall. El dancehall ha obtenido notoriedad a nivel internacional por condenar de forma explícita y extrema la homosexualidad masculina. Pero, al mismo tiempo, estas nuevas olas de moda dancehall parecen inspirarse en aquellos impulsos que atraen a los hombres gay. Desde la perspectiva de mi propio trabajo, no es un conflicto, porque proyecta el mismo tipo de dualidades que pueden encontrarse en el dancehall como género.

No te sigo.

Los tipos duros pueden serlo y, al mismo tiempo, tomar prestadas influencias consideradas en el extremo opuesto de lo “duro”. Un tipo duro caminando con una camiseta pastel y pantalones naranjas y un peinado más elaborado que el de la mujer que tiene al lado, con piercings y con joyería escandalosa, puede seguir siendo duro por la actitud que desprende. Está en su forma de hablar, su forma de caminar, la expresión de su rostro… La combinación de todos esos elementos supone una estampa conflictiva para los observadores externos. Esto hizo que me preguntara hacia dónde se dirige el concepto jamaicano de masculinidad.

En esencia, esto viene a remachar eso de “si eres lo bastante duro como para vestir como un gay, entonces es que eres duro de verdad”.

Bueno, hay que señalar que no todo el mundo en el ambiente del dancehall viste así, pero sí ha habido un aumento en el número de personas que lo hace. Además, los bailarines masculinos han cobrado mucho peso en la cultura del dancehall, mucho más que hace sólo unos años.

¿Qué músicos lideran el cambio?

Vybz Kartel es ahora mismo uno de los artistas más grandes del dancehall, y está haciendo todo lo posible para presentarse así—con piercings, tatuajes y blanqueado de piel. Esta ha sido la trayectoria desde finales de los 90. Elephant Man, cuando formaba parte del grupo Scare Dem Crew, tenía una canción, “Bad Man Nuh Dress Like Girl”, cuya letra decía, “We nuh bore nose an we nuh bleach face an we nuh wear drop curls” [No nos perforamos la nariz y no nos blanqueamos la cara y no nos hacemos rizos]. Pero entonces él mismo empezó a hacer esas cosas. De hecho, se convirtió en alguien colorido y extravagante, con piercings y peinados complicados, pero por aquel entonces, ser duro significaba llevar ropas oscuras. Llevar colores brillantes ni se contemplaba. Vybz Kartel representa este cambio que estamos viendo, y en parte es su forma de vestir lo que le ha atraído tanta atención y le ha hecho tan popular.

Has mencionado lo del blanqueamiento de piel, y Vybz Kartel es uno de los grandes protagonistas de este debate. Asumo que para un género tan orgulloso de sus raíces raciales, la idea de que las estrellas del dancehall se blanqueen la piel es tan polémica como vestir ropa afeminada, si no más.

En la actualidad, el tema del blanqueamiento de piel ha llegado al dominio público a causa de artistas como Vybz Kartel, que aclaran su piel y lo admiten públicamente y, en cierto sentido, sugieren que es algo bueno. Vybz Kartel ha estado defendiendo un tipo de jabón que usan los jamaicanos pobres para lavar. Se trata de un jabón muy abrasivo, cortado en tabletas. Vybz Kartel inmortalizó su variante azul al sugerir que su piel tiene el color que tiene gracias a lavarla con pastillas de jabón azul.

¿Qué dice el público sobre esta tendencia?

Se ha discutido mucho sobre ello, y es algo en lo que ya me fijé hace años en mi trabajo: el modo en que los hombres han empezado a blanquearse la piel, algo que previamente se veía como algo propio de las mujeres. Ya sabíamos que las mujeres se aclaraban la piel con todo tipo de productos para ocultar manchas y cosas así. En términos del dancehall, no hace tanto habría sido muy, muy difícil que un varón hiciese algo así, pero ahora se ha convertido en algo muy popular.

Tampoco es tan terrible usar jabones caseros y aclaradores.

La gente emplea todo tipo de productos, desde lejía casera hasta jabones que compran a vendedores ambulantes y que contienen niveles químicos demasiado altos para la piel humana. Hay más productos, como la harina de maíz o el curry en polvo, un condimento que se aplica a la piel en forma de pasta. Y cuando preguntas a la gente por qué lo hace, te dan las razones que ya esperas: que todo el mundo lo hace, que mejora su imagen, les hace destacar, y cosas así.

¿Refleja esto una disminución de la homofobia en el género?

El dancehall está muy pendiente de lo que hacen los hombres, y como resultado se dan sentimientos muy fuertes sobre cualquier acto que transgreda lo que se supone que los hombres deben hacer o con lo que se asocia tradicionalmente a la masculinidad. En términos de homosexualidad, el dancehall se ha distanciado de las letras del tipo “mata y asesina y elimina de la existencia”. Pero se siguen encontrando versiones algo más suavizadas de eso. Recuerda que el rencor hacia los transgresores de la masculinidad no viene del dancehall sino de la cultura jamaicana en general. Los sentimientos tradicionales hacia la cultura y códigos de género fueron adoptados por el dancehall y exacerbados en esas letras tan duras.

¿Sucede lo mismo con los no jamaicanos que escuchan esta música?

Fuera de Jamaica, la respuesta a este tipo de letras se ha traducido en una mayor sutileza. Ahora, tendrías que saber interpretar las letras, escritas de forma metafórica y retorcida, para siquiera darte cuenta de que están hablando de la homosexualidad masculina.

Los raperos están empleando el lenguaje para expresar cosas de manera menos evidente.

Sí, ha habido un cambio en el modo de emplear las letras. Ahora hay un montón de letras que mencionan a Vybz Kartel, todo el mundo hace referencia a él, es la figura a la que a todo el mundo le encanta odiar, y también hay canciones sobre la sociedad, sobre lo que la gente quiere ver que ocurre, y cosas así. Es raro oír a alguien hablando de manera explícita sobre la homosexualidad masculina. La denuncia extrema y gráfica de la homosexualidad que tanto vimos a principios del siglo XXI se ha evaporado.

¿Cuáles crees que serán los próximos looks de éxito?

Bueno, ahora la gente está haciendo muchas cosas diferentes: pestañas falsas, uñas pintadas… pero es difícil ver signos que indiquen un movimiento hacia un nuevo estilo mayoritario. Lo que veo, eso sí, es lo que Vybz Kartel está haciendo. Está empeñado en transgredir todos los códigos de comportamiento aceptados en Jamaica. Quiero ver lo que va a hacer de aquí a un año. Hay rumores de que se ha hecho un piercing en la lengua. Aunque los piercings están ahora más aceptados, se considera que los hombres con la lengua perforada se han “pasado de la raya”, han traspasado una frontera social.

¡Pues vaya!

Entrevista realizada por Bruno Bayley
Entrevista publicada originalmente en www.viceland.com

Tags: ,