Home » Entrevistas, Proyectos ACR

Roy “Mr. Symarip” Ellis de regreso de la luna

Enviado por el 8 noviembre, 2012 – 14:23 Comments

Symarip gozaron de su apogeo en la segunda mitad de los sesenta coincidiendo con el auge del movimiento skinhead original, del que su frontman Roy Ellis se considera fundador. Pero su relevancia se ha mantenido latente, pese a su inactividad como banda, gracias a las cuantiosas ventas de su álbum “Skinhead Moonstomp”, que ha despachado en estas cuatro décadas la friolera de ¡¡7 millones de copias!! Tuvimos ocasión de departir con Roy sobre su reciente retorno al panorama reggae, su trabajo junto al artista-promotor-productor cubano Laurel Aitken y sus últimas referencias discográficas para el sello madrileño Liquidator (ver ALB 77).

En una reciente entrevista para Diagonal, te retrataste como uno de los skinheads negros fundadores del movimiento y señalabas que aún sientes y te comportas como tal. ¿Cómo le explicarías a un neófito en la materia cómo era un skinhead en aquel período en unas pocas palabras? ¿Qué diferencias encuentras entre los skinheads de hoy en día y aquella estirpe de los tiempos iniciales?

Si pretende entender lo que la escena skinhead era en aquellos días, debería acudir a mí. Un montón de gente desconoce la escena skinhead inglesa de los 60 y yo fui el primer skinhead negro. El skinhead de aquellos tiempos era distinto del de ahora: los de izquierdas son fantásticos, pero en mi tiempo no había skinheads de derechas. Sólo supe de su existencia en los 80. Existía el paki-bashing, pero la razón tras aquella batalla con los paquistaníes no era el color de su piel, sino su cultura, porque venían de Pakistán, de India y se encerraban en ellos mismos. Tenían sus propias tiendas, sus propios lugares y no puedes hacer esto en un país extranjero. Pero nunca jamás escuché que golpearan a un negro. Conducíamos scooters, estábamos unidos, solíamos acudir a Brighton aquellos días y teníamos encontronazos con los rockers.

Sueles explicar la historia de como en 1964 Laurel Aitken buscaba una banda y os preguntó a The Bees si estabais interesados en acompañarlo en sus actuaciones como banda de soporte. ¿Cuál era la relación entre Laurel y la banda y cómo se comportaba en su faceta de productor?

Era un tipo fantástico. Cuando lo conocimos, se encontraba buscando una banda que lo respaldara y acababa de desembarcar de Jamaica. No interpretaba ska aquellos días, cantaba temas más latinos: “La Bamba”, “Bésame Mucho”…y no queríamos tocar ese tipo de música. En los 80 se consagró como “El Padrino del Ska”, pero es “El Padrino” de la música jamaicana en otro sentido, del boogie boogie. Cuando Prince Buster tuvo “Wash Wash” en el hit parade y el “Ten Commandments of Men” y Mille Small “My Boy Lollipop”, ese mismo año nos pusimos a tocar ska. Éramos la única banda de jamaicanos que tocaba música jamaicana, el resto eran músicos de Guyana y de las indias occidentales. Era muy buen promotor y aparte de hacer de banda, nos contrató para algunas actuaciones en clubes. Trajo a todos los artistas jamaicanos a los clubes ingleses, porque en aquellos tiempos los negros tenían vetado el acceso a estos clubes de blancos. Contrataba las salas por una noche y actuábamos de banda para Toots & The Maytals, The Pioneers, Prince Buster o The Ethiopians. De cualquier modo, le encantamos y nos produjo en “Jesse James Rides Again”, que fue nuestra primera producción como The Bees para Columbia Bluebeat. Laurel era un gran tipo, éramos como hermanos. No había visto a Laurel desde 1968 y acudí a su actuación en Suiza hace cuatro años y él les dijo a los skinheads: “¡Este tipo escribió Skinhead Moonstomp, es el jefe! Deberías volver a la escena, la gente quiere verte”. Y me devolvió al panorama de nuevo. Le debo lo que soy, porque sin él no estaría aquí hoy.

Lee la entrevista completa y deja tus comentarios en demtalk.reggae-blog.net