Home » Crónica de evento, Proyectos ACR

Smooth Beans y A4Reggae Orchestra convencen en la sala Upload

Enviado por el 3 marzo, 2014 – 11:00 Comments

140207_SMOOTH_BEANS_LB_5886Conozco a poca gente que baje de la treintena con el buen gusto y la inquietud musical de Roger Villanueva Altarriba. Igual disfruta con una buena pieza de Soul que con una de Jazz e incluso una Rumba. Llora cuando escucha a Benny Moré, venera a  Héctor Lavoe y se santigua al escuchar a Joseph Hill. Un personaje de espíritu tan elevado tenía que caer en el negocio artístico por su propio peso, y su capacidad como músico le ha llevado a formar la A4Reggae Orchestra, un proyecto aún en construcción pero que nos puede dar muchas alegrías en un futuro, deseamos que próximo. Todavía no tiene formación fija y eso se nota en algún desajuste instrumental notorio que mejorará cuando el grupo se asiente y comience a trabajar con asiduidad. La A4Reggae no tiene composiciones propias y utiliza temas ajenos de diferentes estilos a los que baña sin distinción de un desenfadado ritmo reggae que, vistos los movimientos de cadera de la parroquia asistente, no deja a nadie en “stand by”. Quizás deberían mezclar menos los géneros, porque a pesar de la pátina jamaicana que lo unta todo, juntar de un tirón My Girl, 634-5789 de Wilson Pickett, King Of The Road, 96º Degrees In The Shade y Knockin’ On Heaven’s Door, puede confundir al más letrado. Para la ocasión contaron con Pol Cardona, un cantante de voz vigorosa que se desenvuelve mejor en temas de tono más Soul- Rocker, como Mustang Sally o emulando a Joe Cocker, que en sutilezas jamaicanas como Harder They Come. Pero tiene personalidad y “rauxa”, singular palabreja muy corriente por estas tierras. Clara Wasserman, la otra vocalista, se lució en Perfidia y le dio un aire muy perverso a la tremenda Rata de Dos Patas de Paquita La Del Barrio, una muestra más de la paleta de músicas distintas que maneja el amigo Roger.

Si alguien decide llamar Orchestra a su combo, debería ser por su interés especial en las piezas exclusivamente musicales y en este punto es donde la A4Reggae destaca especialmente. Conseguir adaptar a ritmo jamaicano, Plástico, de Rubén Blades, El Padrino o Star Wars sin fenecer en el intento, además de subrayar aún más sus virtudes, es una pirueta de gran dificultad de la que Roger y sus compinches salieron mucho más que airosos. Ese es el camino por donde debe llegar el éxito y si no que se lo pregunten a La 33 con su Pantera Mambo. A trabajar y a comerse el mundo. Suerte.

140207_A4_LB_5841

 Desde Cantabria llegaron al Poble Espanyol Smooth Beans, una banda ya consolidada dentro del panorama nacional del Early Reggae y el Ska que está paseando su segundo larga duración, Keep Talking.

Uniformados con camisas a cuadros, denotando espíritu de solidaridad y compañerismo, destacan por su sobriedad y una experiencia que se nota a la hora de cuadrar los temas y la aparente facilidad con la que hacen vibrar sus instrumentos. En estas lides, los norteños comen aparte. Pocas cosas se les pueden objetar a los cántabros, poseedores de un sentido rítmico envidiable, configurando un set sin prácticamente espacios libres, al que cuesta encontrar mácula alguna por lo preciso de su ejecución y la redondez del resultado final. Quizás acuse algo de monotonía en algunos pasajes por la similitud de las canciones entre sí y el poco color de la voz de su cantante, pero Smooth Beans no sobresalen por las individualidades si no por el provecho que sacan al perfecto ensamblaje de sus elementos.

140207_SMOOTH_BEANS_LB_5895

De elogiar es la hermosa Brevett & Knibb en homenaje a los dos Skatalites fallecidos y la sabia combinación entre sus nuevas composiciones y las añejas, a las que sacan un admirable partido, como The Road Of Cherokee, You Are The One, o Our Train. Por cierto, detrás de todo esto se esconde un tal Roberto Sánchez, ¿les suena?.

El grueso de la función está basado en Keep Talking. Promocionarlo toca, y, a juzgar por lo escuchado, le auguramos una buena carrera. Keep Talking es elegante, Don’t Knock On My Door, suena fresca y El Desfiladero, contagiosa, con bonitos arreglos de trombón. No fallará.

Smooth Beans es una apuesta segura, posiblemente no para romperse la tibia y el peroné danzando, pero si para contemplar  un puñado de músicos honestos y trabajadores, enamorados de una música a la que tratan de manera respetuosa y con una dignidad que ya quisieran muchos.

El Poble Espanyol no es un sitio demasiado acogedor y menos en invierno. Desde esta página animo a quitarse la pereza y subir a la montaña mágica para disfrutar de los gozosos conciertos que ofrece la Sala Upload. No se arrepentirán.

Texto: Barracuda

Fotos: Laia Buira (www.laiabuira.com), Flikr

Comentarios

  1. KingPX dice:

    Estoy de acuerdo, más o menos con usted la revisión de las dos bandas. Para mí A4 era mejor para hacer sentir la música