Home » Entrevistas, Sin categoría

“EL DEDO EN LA LLAGA” por CARLOS MONTY. GULLY SIDE INNA SPAIN: MAVADO – ENTREVISTA EXCLUSIVA

Enviado por el 13 julio, 2016 – 13:03One Comment

mavado-interwiew-EuropeanTour-2016-6Le debía unas cuantas a Barcelona. Ver a unos y otras desde hace tiempo. Comprobar en persona hasta qué punto la escena reggae local había despegado tanto que ya estaba mucho más cerca del circuito internacional que de la del resto del Estado, o si todavía seguía siendo solo apariencia. Así que cogí mi lengua envenenada, mi pluma macarra de punki madrileño, mi ojo killer y mi culo perezoso y me moví de Valencia hasta el infierno, en el finde más caluroso del año. Pero sobre todo quería comprobar de primera mano, cómo era posible que unos tipos aparecidos de la nada pudieran haber metido 1.000 personas para ver a Alkaline en mitad de la campiña gerundense, y ahora se atrevieran nada menos que con Gully Gawd, Gansta fi Lyphe, Mr. Real McKoy, una megastar internacional del nivel de Mavado. Tras los precedentes de cancelaciones con Konshens y Spice, el nombre de las Westmolan Partys estaba más que en entredicho, ni siquiera pertenecen al circuito de reggae de Barcelona, así que hay que reconocer que era una misión arriesgada. Muchas cosas podían salir mal. Pero no olvidéis que aquí estamos una “misión de Dios”. LoL.

 

mavado-interwiew-EuropeanTour-2016

 

De entrada, me encuentro nada más llegar a la Ciudad Condal con el Festival Black Barcelona, en pleno barrio céntrico y multicultural del Borne, y no paro de sonreír ante el hecho de que, en una zona tan degradada por la sobreexplotación inmobiliaria, los catalanes hayan sido tan inteligentes de encontrar espacios vecinales de intercambio popular. El festival afro-centrado pero abierto a todas las nacionalidades, porque todas son vecinas, y organizado por las activistas afro-feministas Silvia Albert (actriz de Barcelona, reconocida por su esforzada obra teatral “No es país para Negras”) y Deborah Ekoka (de la librería United Minds, Valencia), pone en contexto y evidencia el constante racismo encubierto y normalizado en qué vivimos. Las protestas del Banc Expropiat en el Barri de Gracia no caen en saco roto. Los ciudadanos, los vecinos, cada vez toman más conciencia de su realidad como agentes activos de la comunidad. Ya podíamos aprender en el resto del Estado, en lugar de quejarnos tanto.

 

Pero la acción, ese finde, transcurre a unas cuantas decenas de Kilómetros de allí. Bobby Ranks me confirma que efectivamente Mavado ha aterrizado en Catalunya y que accede a la entrevista en exclusiva para el inicio de su gira europea, después de años de no pisar suelo UE. Como no me fío de su acento de Cassava Piece, consigo enrolar a mi socio de inquietudes libertarias, Cai (King Horror) para que me eche una mano con el patois si hace falta. Cai Felip Argimón es probablemente con Rude Teo, el personaje más profesionalizado de la escena dancehall en España, además de su mayor pionero como promotor. Gracias a su hospitalidad con su crew (Nico, y hasta el ‘new kid in town’ Alex Bass) me siento arropado en todo momento y como si fuera uno más. Nunca podré agradecérselo a todos bastante. Así que es con ellos que comienza un ritual en mitad de ninguna parte que contraviene toda lógica.

 

Porque ni los autobuses gratuitos que la organización prometía con la entrada anticipada partían de Barcelona capital. Ante mi asombro por puntos de recogida tan incompresibles para alguien de fuera como Granollers, Girona o la estación de Salt, Cai (siempre al quite) me saca de dudas. La discoteca esta, Ultra Club, es un recinto para 3.000 personas en mitad del bosque, básicamente para público pijo, pero que se ha convertido en base de operaciones de los Westmolan’s como discoteca caribeña. Por tanto, la gran mayoría del público es público africano que no tiene nada que ver con el reggae. Conocen a los artistas dancehall por algunos revienta pistas, pero ni se saben los títulos ni siguen su carrera, como un buen aficionado al género.

 

Así que estos conciertos no necesitan al público reggae, no se hacen pensando en ellos, aunque todo el mundo es bienvenido. Y tanto, viene gente de Zaragoza, de Madrid, de todos los puntos de España, de Francia. Se presenta por primera vez, Mavado. No es cualquier cosa. Pero yo no dejo de recordar la noche de la víspera cerca de Layetana, compartiendo el de Luv Messenger sobre el artista con unos negros hondureños amigos. No saben nada de títulos ni de anécdotas del artista, pero sí saben decir: “Esta rola, mola”. Y eso es lo único que me importa. Estoy en la gloria. Cuanto más pequeño más real.

 

Estoy sentado con Cai en un hotel con aparente campo de golf donde se está celebrando una boda. En una pérgola esperando la entrevista con los dos promotores locales, los gambianos Begleen y Bobby Ranks, y todo su séquito de africanos conductores y chicos para lo que haga falta. Desde nuestra mesa vemos a Mavado en gayumbos y camiseta, tirado en la terraza ensayando líricas con el DJ y un portátil. Podría estar en su y la única diferencia sería el chalice. Así que, como ocurre siempre, la cosa va para rato. Yo había calculado 2 ó 3 horas de espera para la entrevista sobre el horario previsto. Gracias a que llego intencionadamente tarde, me como solo hora y media (más sabe el diablo por viejo, que por diablo). Así que me da tiempo a averiguar varias cosas, mientras tanto.

 

Que el “bad bwoy” está tranquilo y metido en faena pese a que hace solo una semana otro adolescente tiroteó a su hijo en Cassava Piece. Algo que hizo temer que cancelara. Pero no, estaba allí para arrancar su gira europea. Que no ha salido del hotel desde que llegó la noche anterior. Alucino con que no haya querido visitar Barcelona, pero me explican que es muy celoso de dejarse ver. Luego, viendo las fotos de su megamansión de 500 millones de dólares, en las colinas del Uptown de Kingston, en Norbrook, lo comprendo. Viven de su imagen. Si quieres verle, o estar a su lado, paga. Business is Business. Y ellos basan su business en el fenómeno “fans”, donde un selfie con el ídolo se paga caro y vale oro. 25€ la entrada, para ser más exactos, aunque con bus y copa incluida, tampoco es para tanto.

 

mavado-interwiew-EuropeanTour-2016-5

 

Sí, ya sé que no lo entendéis, reggae headz. Que cómo un tipo que se hace llamar “Gangster for life” puede despertar el menor interés promoviendo unos valores de tipo duro hecho a sí mismo, y permanentemente amenazado, que se vanagloria de cosas tan materiales y violentas. Pero chicos, estamos en 2016. Tiempos de imagen por encima de la palabra. De Instagram, followers y viewers. Puedes ignorarlo y/o rechazarlo y seguir en la burbuja artificial del pasado, o puedes tratar de comprenderlo o incluso apreciarlo en lo que vale.

 

Va a ser que tendremos que aclarar algo para los de la LOGSE. Mavado tiene a gala haber cambiado la escena dancehall jamaicana, cuando irrumpió directamente en los charts del Billboard, con “Real McKoy” y “Wha Dem a Do” en 2004 y 2005, cantando!!!. Ese tono agridulce de su estilo singjay sobre líricas oscuras y pose de shooter dispuesto a todo, fue un gancho irresistible para la escena hiphop y r’n’b estadounidense desde el primer momento. Así que no es un freaky más del gueto. Más bien una versión del gueto adaptable a los gustos del pop negro (que es el que manda actualmente) norteamericano, sin perder su autenticidad salvaje. Para los puristas, no le pidáis calidades vocales que nunca le pedisteis a Sizzla o a Capleton.

 

La gracia está en otro sitio. Su peculiar forma de representar el drama hizo que desde entonces todos los best sellers yankees quisieran colaborar con el: Wycleef Jean, Jay Z, Foxy Brown, Lil Kim o 50cent se le pegaron, mientras su popularidad en USA se acrecentaba hasta convertirse en reclamo publicitario (Grand Theft Auto IV, la campaña de Nike para los Olympics de Pekín en 2008, incluso llegó a aparecer en el oficial auspiciado por el legendario Russell Simmons de para la histórica investidura de Barak Obama ese mismo año).

 

Pero esa popularidad en yankilandia y la fama y dinero que conlleva le trajeron muchas envidias y rencillas en la Isla, que duran hasta hoy, por mucho “Peace Treaty” que firmara en 2009 con Vybz , por mucha foto juntos invocando a la unidad que se hayan hecho sus respectivos hijos, y por mucho que el cada vez pase menos tiempo en su Isla. Las acusaciones de vendido todavía resuenan, desde su otrora “amigo” PopCaan a los miles de Gaza Telavins que todavía lo acosan por las redes sociales. Pero para un Star Bwoy como él eso no parece detenerle. El juega en otra liga, in “My League”, una “Big League”. Está de gira en las ligas mayores, como la europea, así que “Goodbye to my Haters”.