Home » Proyectos ACR, Reportajes

The Gladiators. Madrid

Enviado por el 29 marzo, 2010 – 14:26 Comments

La gira europea de deparó tan sólo una fecha en todo el estado español –la del pasado Jueves 25 de Marzo en Madrid-, lo que motivó la presencia en la madrileña sala Joy Eslava de gente llegada de múltiples procedencias autonómicas desplazadas expresamente por esta causa, lo que posibilitó agradables reencuentros.

Al filo de las 21:15 y con una sala que presentaba un aspecto bastante saludable –me arriesgaría a asegurar que superaba los tres cuartos de entrada, lo que en un local tan amplio como el antiguo teatro madrileño Hilarión Eslava -rehabilitado en sala de fiesta-, representa una asistencia más que respetable- irrumpieron en escena los músicos que componen en la actualidad The Gladiators, entre ellos personajes tan relevantes como –hermano de sangre de – al teclado o el bajista , que hizo las delicias del público presente con su simpatía contagiosa y acierto inapelable en el instrumento de cuatro o cinco cuerdas.

Cabe recordar que The Gladiators fueron en origen un terceto vocal de rock steady surgido en 1968 y abanderados del reggae roots en la década de los setenta y ochenta, compuesto –en su formación más reconocida y estable- por los cantantes , y , liderado siempre por la voz solista de este último. Dado que Albert ha decidido dar por concluida su andadura como cantante –en la actualidad se encuentra felizmente retirado en la región jamaicana de St.Elisabeth, ubicada en el Sudoeste de la isla- y que Clinton mantiene vigente su iniciativa en solitario (www.clintonfearon.com), es Gallimore el único integrante del célebre terceto que se mantiene en la formación en calidad de guitarrista y corista.

Ya durante los años próximos temporalmente a su retirada en que aún se mantenía en activo, el bueno de Albert Griffiths había dejado entrever en guiños inequívocos -como su álbum “Father and sons” de 2005- que cedería la alternativa –y el protagonismo- a sus hijos Alan -cantante- y Anthony -batería-, al haberlos integrados como miembros de pleno derecho en la misma. Y los pronósticos se han cumplido. Me maravilla la alta estima que tienen los jamaicanos hacia la entidad familiar y cómo quien ha pertenecido a una estirpe de artistas –la saga Marley merece un artículo específico por parte de alguien que pueda ser más o menos objetivo- dispone allí de mayor facilidad para acceder a posibilidades que sólo se le ofrecen a algunos elegidos.

En cualquier caso y como viene siendo habitual en los últimos tiempos, los acordes y ese fraseo de vientos tan característico del archiconocido Rockfort Rock dieron paso a un repertorio donde alternarían, en este orden y ante la significativa ausencia de su frontman –quien figuraba en el cartel como principal reclamo y no compareció por motivos que desconocemos-, la corista –que incluyó en su repertorio de 4-5 canciones el clásico de “Ain´t no sunshine”-, el hermano de Albert Griffiths –que asumió la mayor parte del repertorio, con la complacencia de buena parte de la audiencia, que suele mostrar cierta connivencia con los ancianos jamaicanos sean estos quienes sean- y el propio Gallimore Sutherland, quien apareció fugazmente como vocalista principal para marcarse una versión del clásico rhythm&blues de “This little girl of mine”.

En el repertorio sonaron, durante las aproximadamente dos horas de duración, clásicos de la banda –no necesariamente en este orden, dado que no cuento con el repertorio escrito cuando escribo estas líneas- como Bongo Red, Stick a bush, Hello Carol, Roots Natty, Bellyful, Mix up o Dreadlocks the time is now, dejándose en el tintero otros como Hearsay, Chatty mouth o Jah works ante las evidentes limitaciones que presentaba el hermano de Albert Griffiths como vocalista para alcanzar los agudos registros que requieren estos temas y lo poco trabajadas que estaban las armonías vocales por parte de los tres vocalistas.

En resumidas cuentas, una banda que cumplió razonablemente bien –con mención especial para las intervenciones del bajista Earl “Bagga” Walker y su sonrisa perenne-, arropada por un público -bastante numeroso para lo que estamos acostumbrados- entusiasta y complaciente que bailó y gozó de lo lindo  y un concierto bastante aceptable, lastrado, eso sí, por la ausencia de un frontman que lidere con garantías la formación y las melodías vocales, que debieron trabajarse mejor tratándose de un conjunto que, en origen, fue un terceto vocal de rocksteady.

Texto: Larry ACR

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comentarios

  1. Rude dice:

    La verdad es que la ausencia de Alan fue una pena…pero como bien dices habia un muy buen ambiente y escuchar buena musica en vivo siempre gusta.

  2. sunda dice:

    A mi me decepcionó bastante, no solo por que no estaban Al Grifiths, sino por que en el espacio de 2 años, han perdido bastante…les vi en el Sundance Festival y esta vez estaban ireconocibles…

  3. Edu-Txoukas dice:

    creo que Alan tuvo un accidente de conche en Kingston

    ??????¿¿¿¿¿

  4. no_flags dice:

    pues en biarritz, en el concierto del día anterior, no estaba bagga walker…tampoco empezaron con el mismo tema (en biarritz fue el swing easy)
    ¿?¿?¿?¿?¿?¿¿?
    por cierto, el bolo estuvo de la ostia.