Home » Noticias / Novedades

El primer Rasta disponible en Dvd

Enviado por el 21 noviembre, 2011 – 4:43 Comments

Kidam presenta El primer Rasta, película que narra los inicios del rastafarismo a través de la historia de Leonard Percival Howell.

Galardonada con numerosos premios (Festival del filme Insular Goix 2010, premio del público Festival Internacional de Amiens 2010, Festival de Douarnenez 2010 y Coup de Couer de la Academie Charles Cros) El primer Rasta nos traslada durante casi hora y medía a los inicios del movimiento Rasta de la mano de su directora Helene Lee.

A partir del próximo mes de Diciembre estará disponible en Dvd, distribuido por www.rootsblogreggae.com

“A principios del último siglo, el joven Leonard Percival Howell (1893-1981) dejó Jamaica, se hizo marinero y recorrió el mundo. Sobre su camino, cruzan todas las ideas que agitan la época. Del bolchevismo a la new thought, de Gandhi al anarquismo, del garveyismo al psicoanalisis, se trata de encontrar la tierra prometida. Es con el coctel de esas ideas que Leonard Gong Howell vuelve a Jamaica para fundar en 1939 el primer Municipío Rasta, el Pináculo.”

“De ahí va a elaborarse el modo de vida y el pensamiento que va a amamantar la cultura del reggae que Bob Marley va a expandir a través del mundo. Treinta años tras la muerte del cantante, ya es hora de rendir homenaje a Leonard Percival Howell, El Primer Rasta, cuyo el discurso revolucionario, político y social resuena con los movimientos altermundialistas de hoy.”

Bob Marley falleció hace 30 años y sin embargo su mensaje parece cada día mas presente: rechazo del sistema financiero mundial, desafecto a los partidos y a las religiones, respeto al medio ambiento, cultura biológica, medicinas alternativas, afirmación de las identidades, autosuficiencia alimenticia… Para la joven generación de Rastas nacidos después de la muerte del cantante, el repertório dejado por el artista parece haber sido hechas a la medida para el mundo donde vivimos.”

“La historia del movimiento Rasta no es demasiado conocida. Nacido a los alrededores de 1930, en pleno periodo colonial, fué sistematicamente marginado y perseguido. Todo fue hecho para borrar el recuerdo de su fundador, Leonard Percival Howell, llamado Gong. Sin embargo es a él que Bob Marley debe su mensaje y hasta su el nombre Tuff Gong.”

Helene Lee trabaja desde hace casi 30 años para exhumar esta historia. Publicó en 1999 una biografía de Leonard Howell, El primer rasta (Flammarion), traducida a vários idiomas, que se impuso como libro de consulta. Es una historia extraordinaria: tirado sobre los caminos del mundo por los éxodos en masa de princípios del siglo XX, Leonard Howell hizo varias veces la vuelta de la tierra y asistió a la formación del nuevo orden mundial.”

“Kidam presenta a un personaje resplandeciente, enigmático, que cristalizó las aspiraciónes de millones de seres humanos a las que ese nuevo orden mundial desposeaba de sus tierras, de su idioma y de su identidad. Su actitud irreductible ha hecho de él la bestia negra de la Jamaica de las independencias, que lo encarceló, espolió de sus bienes, que lo puso en ridículo, hasta borrar su apellido de la historia. Pero vivió bastante tiempo para ver el reggae, la nueva musica jamaicana, difundir su mensaje sobre los cinco continentes, y cuando murió, dos meses antes que Bob Marley, era evidente que su movimiento estaba ahí para durar. Pero el reggae cayó a su vez en las manos del sistema, y todo fue hecho para lograr dar de los Rastas una imagen irrisoria. El tópico del Rasta perdido en el humo de los porros, llegó a ocultar la dimensión política.”

“En plena época colonial un negro que desafió los poderes imperiales y se edificó un mundo a parte, independiente del control policíaco y del sistema del dinero. Una cultura popular, que insufla un contenido marxista en el concepto bíblico de Babilonia. Un movimiento fundado, no sobre un dogma, sino sobre un modo de vida respectuoso de los seres. Frente a la asombrososa longevidad del mensaje y de la difusión en todos los estratos de la sociedad, esta dimensión revolucionaria empieza a salir de nuevo a la superficia. ¿Pero como hacer una película sobre un hombre cuyo solo existen un puñado de fotos, cuyos escritos fueron sistematicamente destruidos, cuyo recuerdo mismo fue proscrito, hasta tal punto que los jovenes Rastas desconocen hasta su apellido?”

“Es el desafío que acepta este documental. Creando de nuevo el telón de foro de la época a partir de los archivos cinematográficos , de los informes de la policiía y de los artículos de los periódicos, nos lleva tras las huellas de este trotamundos y nos permite seguir la formacion de su pensamiento.”

“A partir de 1932, fecha de su vuelta al país y de las primeras manifestaciones de su movimiento – la película deja la palabra a los testimonios directos. Por primera vez, hace hablar a esos sobrevivientes centenarios que nos describen el movimiento Rasta muy diferente de los tópicos. Sus entrevistas brillantes de humor y de sensatez dibujan, no solamente la silueta de un lider formidable, si no el combate cotidiano de un puñado de hombres y mujeres que se alzan sin miedo frente a un sistema mundial todo poderoso. Un ejemplo de valor moral inaudito en una época en que los Negros, en América y en África, aún eran hombres inferiores, sometidos a los trabajos forzados y a la descriminación racial. Pagaron el precio de esa osadía con persecuciones incesantes y una constante desinformación intentando hacerlos pasar por locos.”

“El reggae está por todas partes, y millones de jovenes se reconocen en su mensaje. La salida del documental señala el fin del silencio y la reintegración de los Rastas en el gran movimiento altermundialista del cual son los precursores.”

“La música siempre acompañó y transmitió el pensamiento Rasta. De los tambores de Count Ossie al reggae de Marley, pasando por el dub de King Tubby y la poesía de Linton Kwesi Johnson, su música fue su principal herramienta de propaganda y de defensa, tal como fue el blues para los esclavos americanos. Por ese motivo tiene una plaza central en la película.”

“La banda sonora de la película está firmada por productores históricos como Bunny Lee y jovenes talentos de la escena internacional (100 Grammes de Têtes, Tu Shung Peng, Groundation). La música en directo incluye a Max Romeo (primera estrella histórica del reggae sobre la escena internacional), The Abyssinians (autores de Satta Massagana, el himno del retorno a la tierra prometida), Los tambores de Count Ossie (los fundadores de la rítmica jamaicana, conocidos tambien bajo el apellido de Mystic Revelation of Rastafari) con Bro Royer y Filmore Alvaranga, miembro de la Misión en África de 1961 Miss Audrey Whyte-Lewis (miembro del Pináculo, que interpreta los himnos Rastas de la primera hora).”

Helene Lee es una referencia mundial de la cultura Rasta. Periodista, autora, traductora, realizadora, contribuye desde hace 40 años a descubrir los artistas, el pensamiento y la música negra, de África y del Caribe. Ya sea con sus ensayos Rockers de África (Albin Michel, 1987), Ver Trench Town y Morir (Flammarion 1999), sus películas Jimmy Cliff, Moving on para Arte, Buenos Besos de Barbes para France 3 como también sus artículos para Libération, Actuel o Géo. Helene Lee no ha parado de defender y poner en primer plano en Francia a artistas como Alpha Blondy, Tiken Jah Fakoly o Salif Keita. Su trabajo a la vez artístico y militante permitió dar a esta música y esta cultura el sitio que les corresponde.”

“El camara y co-realizador Christophe Farnarier es conocido especialmente por su trabajo en Honor de Caballeria de Albert Serra o su premiado documental El Somni, pone sobre la realidad Rasta una mirada intimista y enamorada.”

Tags: , , , , , , , , ,