Home » Proyectos ACR, Top 5

Top 5 de Gemma Solés (The Kinky Coo Coo’s )

Enviado por el 12 diciembre, 2011 – 12:05 Comments

Gemma Solés Coll. La Bisbal d’Empordà . 1981.

Crecí escuchando el piano y la voz de mi hermana Alba, que adiestró mi oído desde que llegué a la familia. A pesar de que mi madre se empeñara en hacernos bailar Sardanas durante la infancia, de cantar en el coro de la iglesia y entonar Habaneras en el coche con mi padre, los antiguos casetes de Bob Marley de mi hermana y la afición a Dr.Calypso o Skatalà por parte de mi hermano, que trabajaba en la radio local, junto con un disco del congoleño Papa Wemba que mi tío hizo llegar a nuestras manos algo extrañamente, fueron los primeros contactos que tuve con el universo sincopado. Y como en mi pueblo la tradición musical es casi el segundo motor económico después de la cerámica, seguramente fueron la banda bisbalense Komando Moriles los que motivaron a nuestra generación a moverse por la “escena skatalítica” de Catalunya, y conocer lo que sucedía más allá de nuestras fronteras, cuando la ausencia de internet nos separaba, y bastante, del resto del mundo. Así conocimos a bandas como Malarians o New York Ska-Jazz Ensemble, pero también ahondamos con las primeras escuchas de Skatalites o Toots & The Maytals, y nos desplazamos a festivales que nos permitieron investigar un poco más. De esta manera destapamos la caja de pandora que para muchos de nosotros solo fue el principio de una vida de melomanía.

Mi primera experiencia como cantante fue durante los noventa, en un grupo de versiones de Soul y Reggae con amigos, que no salió del local de ensayo (una antigua cuadra de cerdos que ahumábamos por las tardes). A partir de Master Kush, como nos llamábamos, empecé a hacer colaboraciones con un grupo local de versiones, con los que grabé una maqueta. Por aquel entonces mis viajes a Senegal me tenían poseída con cintas piratas que compraba en los mercados de Dakar y bandas jamaicanas y de reggae africano que conocí a través de lo que son los sound systems de allí, que suenan desde cualquier lugar y que generan auténticas pistas de baile improvisadas y polvorientas. Aquello me impresionó de sobremanera!

Al cabo de poco, montamos una banda-tributo a Marley con varios amigos del pueblo, que tuvo una corta pero intensa vida. Durante este periodo puse voz a la maqueta de la banda Delighters (Km20, 2006) y toqué con ellos durante una temporada, bajo el apodo de Lil’Soule; al mismo tiempo que empecé a cantar con los barcelonenses The Kinky Coo Coo’s, adictos y grandes conocedores de todo lo jamaicano, que me terminaron de enganchar al Reggae y al Rocksteady. Aunque el Soul y el Reggae siempre fueron mis principales influencias, fue gracias a mi amigo Genís Bou que comencé a interesarme por el Jazz. También con él colaboré en el primer disco de The Gramophone Allstars (Just Delightin’,2008) y, durante la primera etapa de la banda, puse mi voz al servicio de su música. También grabé junto a la banda de Swing y Jazz clásico Jazzadlimitum el tema On the Sunny Side of the Street (Like Nothing, 2008).

El grupo catalán de Reggae-Dancehall Pirat’s Sound Sistema contó asimismo conmigo para hacer los coros en su disco Vol.II (2007) y puse voz a un tema de Mazoni, banda de mi amigo Jaume Pla, grabando una versión de Pau Riba en su disco Esgarrapada (2007) y en posteriores proyectos como Mazoni i les Mazoni (junto a Bikimel y Helena Miquel de Delafé y las Flores Azules). De ahí surgió otra iniciativa con singles digitales llamada Cuiques, con temas de Jaume Pla cantados por mí. Y aún colaboré con los catalanes Samitier en su disco de pop Missatges de l’Aigua (2010) o con la banda de Soul ibérico Los Retrovisores, poniendo coros en uno de los temas de su disco (La nostalgia ya no es lo que era, 2010 – Flor y Nata Records).

Mi pasión por la música africana y afro-descendiente, y mi predilección por la escritura, me dieron la oportunidad de publicar en www.lpc3.com, un portal de crítica musical en catalán, con el que he pasado los últimos cuatro años aprendiendo muchísimo sobre estos, y otros estilos. Ahora mismo, sigo al frente de The Kinky Coo Coo’s, con los que he grabado varios trabajos y realizado multitud de shows, y colaboro con la banda de reggae africano Barcelona-Ghana Revolution. También coqueteo, artísticamente hablando, con Puppa Shan (Bass Culture, Madrid) grabando singles digitales de Roots para sesiones de dj’s de la península, bajo el nombre artístico de Djemeta.

Otra de mis aficiones es wiriko.wordpress.com, un blog en el que intento dar a conocer los productos de distintas disciplinas artísticas y culturales africanas, saciando un poco, a la vez, mi menester de lo africano y lo afro-descendiente.

………………………………………………………………………………………………………………………………

1. Nicky Thomas – Tell It Like It Is

El que fuera llamado Mr. Nigel es para mí sin ninguna duda el cantante más visceral del reggae de los 70. Este disco, me parece una maravillosa síntesis de la evolución de la música jamaicana en Inglaterra, tal como sucedió con 1000 Volts of Holt (1974, Trojan), y una exquisitez sonora con mucha alma. Ver videos de este hombre, con la música electrificándole cada expresión de su cuerpo, es ver a un auténtico maestro en acción.

………………………………………………………………………………………………………………………………

2. The Heptones – Cool Rasta

Las armonías de este trío son para mí una referencia básica de cómo deben de sonar las composiciones vocales en el reggae. El tema Book of Rules es un clásico de los que nunca va a dejar de ponerme los pelos de punta, tal como me pasa con Cool Rasta, donde el bajo de Leroy Sibbles puso los cimientos y las raíces más crudas del reggae. A ellos debemos, tanto como a Gladiators, Wailers, Ethiopians, The Congos, The Abyssinians o Israel Vibration más de lo que nunca podremos devolverle a Jamaica.

………………………………………………………………………………………………………………………………

3. Cedric I’m Brooks & The Light of Saba – The Magical Light of Saba

Este disco es un exponente de la diáspora africana, un viaje en el espacio-tiempo y un retorno a las raíces de los ritmos jamaicanos. Cedric Brooks, el mítico saxofonista de la Alpha School de Kingston, explora en él del Afrobeat al Roots, de la Rumba al Funk, siguiendo a Sun Ra, Fela Kuti o con Count Ossie. Me parece de lo más interesante que se ha hecho en materia de recuperación de la memoria, y una clara antología de las tradiciones africanas y afro-descendientes, al menos de las culturas influenciadas por la Inglaterra colonial.

………………………………………………………………………………………………………………………………

4. Bob Andy Bob Andy’s Song Book

Este cantante de voz prodigiosa, recopiló en este disco algunas de las canciones más sólidas que han salido de la isla. Con Jackie Mittoo y Roland Alphonso en la banda, Peter Tosh o Bunny Wailer en los coros, las canciones de esta compilación son crónicas contadas con una crudeza y un lirismo únicos. Es uno de mis compositores favoritos por joyas como la pegadiza pero crítica Let Them Say o la descarnada denuncia de las penurias sufridas por los negros de Unchained, siempre cantadas con una clase intachable.

………………………………………………………………………………………………………………………………

5. Hollie Cook – Hollie Cook

Es lo último que ha llegado a mis manos, con una voz femenina tan a lo british y tan pop, pero a la vez tan clásica y seria, que me merece la pena citar en este top 5 de forma urgente. Podría haber puesto muchos discos de mujeres que cantan reggae, reggae más o menos moderno, pero esto es tan soulful y fresco que casi roza lo blandengue. Me encanta este estilo, no puedo negarlo.

………………………………………………………………………………………………………………………………

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,