Home » Proyectos ACR, Reportajes

La historia del Ska en EEUU por David Hillyard. 1ª parte

Enviado por el 3 abril, 2012 – 16:30 Comments

David Hillyard es un veterano miembro de The Slackers. Fundó su propio grupo Rocksteady 7, participó en el ahora clásico álbum de los Hepcat “Out Of Nowhere” e incluso antes de eso actuaba en San Diego como miembro fundador de The Donkey Show. Decir que ha tenido una larga carrera musical -ni qué decir de una carrera dedicada en exclusiva a estilos como el Ska- sería quedarse corto. Tiene una perspectiva distintiva y apasionada sobre la música en general y reflexionó sobre el estado del Ska en los EEUU tras haber pasado allí más de dos décadas de gira.

Hace un par de años decidió poner esas reflexiones por escrito y publicarlas en su perfil Myspace para que el mundo pudiera leerlas. Como la red social perdía tirón y yo seguía con la sensación de que su debate debería ser conocido por más gente, me acerqué a él con una pregunta. ¿Estaría interesado en ver sus comentarios reproducidos en nuestro blog? Teniendo su visto bueno, ¿querría él cambiar o actualizar algo? “No” el texto seguía teniendo la misma validez.

La cosa tiene su gracia, uno de mis primeros entrevistados fue precisamente Dave sobre el ’96, para una revista de San Diego en la que recuerdo haberle preguntado por su historia de Donkey Show. No recuerdo mucho más sobre el tema, pero aquí estamos hoy publicando su historia sobre el Ska. Es gracioso cómo acaban saliendo las cosas.

Es larga y la publicaremos en varias entregas para que resulte más ligera y más gente tenga la oportunidad de leerla. Después de eso, quizá -solo quizá- el Sr Hillyard se anime a seguir poniendo por escrito su visión sobre el sindicato del Ska. Aquí tenéis la obra, disfrutad.

Nota del editor: Nada ha sido cambiado, excepto pequeños detalles de puntuación y similares.

His story of US Ska. David Hillyard. Capítulo 1.

Publicación original: 8 de Febrero de 2008. David Hillyard (The Slackers y Rocksteady 7) en su perfil Myspace. Reproducida a continuación con su permiso.

Introducción:

Mucha otra gente ha escrito historias sobre el Ska americano. Entonces, ¿para qué hacerlo? Bueno, para empezar todos se han equivocado así que voy a plantearlo desde mi perspectiva. No me voy a molestar con ninguna clase de neutralidad y solo voy a contarlo tal y como lo veo.

El Ska es un estilo de música curioso, que ha conseguido sobrevivir y perseverar en contra de todas las expectativas. ¿Cómo  ha conseguido esta música jamaicana, ocultada un tiempo atrás, atrapar la imaginación de tanta gente y ganarse el corazón de tantas personas?

Si estás leyendo esto y no tienes ni idea de lo que es Ska o lo asocias con una mezcla especial de trompetas de banda, heavy metal, pantalones cortos y trajes de cuadros escoceses, voy a aclarártelo.

El Ska nació en Jamaica alrededor de 1959 y mantuvo su forma clásica hasta aproximadamente 1967. Era el sonido de la independencia jamaicana. Combinaba mento (calypso), jazz, percusión jamaicana, ritmos latinos, gospel y blues en un mix embriagador. Lo primero que le llama la atención a la mayoría de la gente sobre el Ska es que la guitarra marca el ritmo en el tiempo débil. Sin embargo, yo presto atención sobre todo al bajo y la batería. Lo raro en el Ska es el swing del ritmo; tiene una bellísima elasticidad temporal. Si no sabes de qué hablo, escucha a Lloyd Knibb de The Skatalites tocar. Si no lo oyes con él…

El Ska cayó en desuso en 1966-67 y fue reemplazado por rocksteady/reggae y cientos de otros estilos jamaicanos. Para una isla tan pequeña, Jamaica tiene mucha música. Toma influencias de todas partes constantemente, pero su propia identidad se abre paso a través de todas ellas.

Párame si ya has oído hablar de esto. O salta directamente a la parte americana, que empieza en un par de párrafos.

¿Dónde estaba? Ah sí, Ska. Volvió a la palestra en el Reino Unido a finales de los 70 con 2 Tone. Grupos como los Specials, Madness, Selecter, Bad Manners, the Beat,etc. En realidad, estos son todos los grupos importantes. El etc no es más que “etc”.

En cierta manera, lo único que volvió a la palestra en el Reino Unido fue el nombre, Ska. Los grupos tocaban cosas influenciadas por Sex Pistols e Ian Dury, punk y pub rock más toda la música jamaicana de entre 1967 y 1978. Ska era el nombre, pero solo una parte del panorama musical del momento. Los baterías británicos tendían a tocar menos rimshots y hacer los redobles más abiertos. Los bajistas colaban octavas de funk  y disco, trabajaban el sonido como punkis, o añadían retales de reggae. The Skank se hizo más nasal y estremecedor. Fuera lo que fuese, aunque por lo general me gustaba mucho, la cosa no animaba de la misma manera que la de los 60. Pero hey, vendieron muchos más discos. Al menos durante los 2-3 años que fueron populares, hasta que los británicos de moda cambiaron de tercio.

En los EEUU, el Ska nunca había salido de las comunidades inmigrantes jamaicanas. El reggae fue acogido por cada hippie y surfero al que le gustaba fumarse un porro pero el Ska, incluso cuando se tocaba, pasaba inadvertido. “My Boy Lollipop” y “Ob-la-di-ob-la-da” eran solo música. Los matices del Ska pasaron de largo a gran parte del público americano.

Entonces, ¿dónde empieza el Ska americano? ¿A partir de 2 Tone? Bueno, sí y no. Uno de los primeros grupos americanos que conozco que tocó Ska fue el Blue Riddim Band de Kansas. Kansas de todos los sitios. ¿Te lo puedes creer? ¡Ni Nueva York ni Los Angeles! Este grupo solían hacer covers de la versión Ska de “Simmer Down”. Estuvieron presentes a finales de los 70 y se los recuerda como uno de los primeros grupos americanos -no compuestos de jamaicanos- en tocar reggae convincente.

Pero ellos no eran parte de un movimiento. Puede que fueran los pioneros de lo que se convertiría en el movimiento “world beat” pero hasta donde yo sé no tuvieron tanto impacto en aquello en lo que iba a convertirse el panorama del Ska americano. Su álbum de 1981 se vendía en cestas de rebajas en California hacia finales de los 80. La reacción de la mayoría de mis amigos al álbum fue “¿Quién demonios son estos tíos?”. En realidad eran bastante buenos y deberían ser más conocidos de lo que son.

Por lo que yo puedo ver, un puñado de americanos oyeron hablar de Ska por primera vez cuando los grupos de 2 Tone hicieron las primeras giras a raíz del despertar de 2 Tone en el Reino Unido. Al parecer, la mayoría de estas giras fueron un gran desastre. Aparte de en unas pocas zonas costeras y algún que otro campus universitario, en los EEUU no se entendió.

Bueno… al menos unos pocos sí lo entendieron. Aquí y allá, comenzó a aparecer el uniforme 2 Tone. A alguien le gustaba. Comenzaron a aparecer grupos anglófilos con sabor a 2 Tone… hablaré sobre ellos más adelante. Porque los grupos ingleses siguieron viniendo a EEUU y su popularidad creciendo.

Es cierto: The Beat, Madness y Bad Manners no dieron los EEUU por perdidos. Siguieron redoblando esfuerzos y, tal y como 2 Tone se desvanecía en el Reino Unido, comenzaron a ganar popularidad en los EEUU. Entre 1982-1983, hubo éxitos de Madness como “Our house”, The Beat con “Save it for later” o “I confess” y Bad Manners con “That will do nicely son”. Por supuesto, la ironía estaba en que a estas alturas  los grupos 2 Tone se orientaban hacia sonidos pop-rock diluidos y estilizados que solo tenían referencias jamaicanas muy vagas. “Our House” intenta ser The Beatles. Confieso que no hubiera estado fuera de lugar en un disco ABC… “Save it for later” tiene el golpe confiado de la guitarra del rock de los 80. Supongo que Bad Manners tuvo en este momento la influencia más grande del reggae/Ska, pero también tuvo sueños crossover (asómate a su LP “Mental Notes” de mediados de los 80 si quieres auténtica basura). Estuvieron de gira por EEUU en varias ocasiones y probablemente fueron los que más consiguieron mantener la energía de 2 Tone hasta bien entrados los 80.

Así que, desde el principio, la concepción americana de Ska se alejó de su fuente de origen. No voy a decir que se equivocaban, porque todo cambia. Pero el hecho es que la mayoría de americanos veían el Ska como algo que es inglés primero y jamaicano después. Como una especie de mezcla entre rock y reggae. Como una breve tendencia de los 80, que pasó de moda después del festival de EEUU.

Entonces ¿cómo demonios sobrevivió?

Continuará…

Texto: David Hillyard
Publicado originalmente en www.lawless-street.com por Jason Lawless
Traducción: Reborn4theVibe

Tags: , , , , , , , , , ,