Home » Proyectos ACR

Crónica New York Ska Jazz Ensemble y The Delegators. Sala Apolo de Barcelona

Enviado por el 30 julio, 2013 – 12:13 Comments

130710_NEW_JORK_SKA_JAZZ_LB_1800_9684 Ha nacido una estrella.

No es habitual que el grupo telonero despierte más interés que los cabezas de cartel. En el caso que nos ocupa no sería por calidad, los neoyorquinos la tienen más que contrastada, sino por el aliciente que representaba contemplar en directo a una banda que promete cosas grandes.

Que no se me enfaden los estupendos chicos de pero no me extrañaría nada que al igual que pasó con Dianna Ross y las Supremes u otras formaciones, el grupo londinense pasara a llamarse en un tiempo no muy lejano Janet Kumah & The Delegators, dado el protagonismo que despliega en el escenario la arrebatadora artista.

Aún con detalles por mejorar, Janet demostró que debería convertirse en una estrella internacional por poco que se lo proponga. Tiene un hándicap importante, le gusta una música, (Rocksteady, Early Reggae, Ska)  que no vende y que sigue decididamente desatendida por las lumbreras que venden paja por oro.

El torbellino Khuman encadila desde que aparece en escena y empieza a mover sus caderas cubiertas con una corta falda de cuero. Lanza notas desgarradas repletas de musicalidad,  tumba de un soplido al público situado en primera línea e incluso incita a cantar melodías desconocidas que son tarareadas al instante. Todo un logro.

Su disco All Aboard fue el centro desde el que fundamentaron su show.

Minus One, Be Good To Me, I Don’t Mind, de tono Skinhead Reggae, la más “soulera” Trouble o sus versions de All Of Me y Nowhere To Run, Hit de Motown que popularizaron Martha And The Vandellas, fueron los sólidos argumentos que presentaron ante la escasa audiencia que se dio cita en la bien sonorizada sala barcelonesa.

Escuchadas las hinchadas estrellas de pacotilla que lanzan estúpidos gorgoritos por las ondas hertzianas, parece un insulto que la estupenda Miss Kumah todavía no haya asomado su cabecita en el Olimpo actual de la música Pop.

Que ella siga cantando así de bien que por aquí seguiremos picando piedra para que se la reconozca en lo que realmente vale.

130710_DELEGATORS_LB_1800_9622

 Al igual que con los años cada vez cuesta más aguantar un partido de baloncesto sin llegar a la taquicardia, el Ska acelerado es un peligro para los que ya no peinamos ni canas y, al mismo tiempo, una suma importante de beneficios para los cardiólogos.

, banda liderada por el saxo nervioso y algo histérico de Freddie Reiter, tiene la característica de acelerar el ritmo “skatalatíco” hasta extremos que rozan a veces el paroxismo. Siendo en ellos un exitoso signo de identidad y por lo tanto poco reprochable, se echa de menos algún golpe de freno para que el resultado de su propuesta sea algo más cálido.

A tal velocidad, no podrían gustar a nadie mínimamente sensato si su música no fuera ejecutada con pericia y eso está garantizado con la nómina de solistas de altísimo nivel que presentan.

130710_NEW_JORK_SKA_JAZZ_LB_1800_9745Juntar al maestro guitarrista Alberto Tarín, al trompetista reconvertido en bajista Mark Paquin, al ex-Skatalites y tremendo trompetista, Kevin Bachelor y al Ghanés Yao Dinizulu, un prodigioso baterista, es saber que el resultado final será espléndido, toquen una pieza punk, un chotis o un “agarrao”.

No es de extrañar pues que su versión del Take Five de The Dave Brubeck Quartet sea escalofriante, que se atrevan a interpretar Rockford  Rock con flauta solista y no perezcan en el intento o que puedan unir el rasgueo espectacular de Tarín con el ritmo “pogo” de Boogie Stop Shuffle con efectos brillantes.

Haciendo énfasis en el tema de la velocidad, me quedaría con una estupenda versión de Message to You Rudy, a pesar de las carencias cantoras de Reiter o de la genial reconversión de Frenesí, lo mejor del concierto.

¿Se imaginan a la New York más ralentizados y con la Kumah de maestra de ceremonias? ¿Funcionaría? Soñar sigue siendo gratis.

 

Texto: Barracuda

Fotos: Laia Buira

 

 

 

Tags: ,