Home » Reportajes

EL DEDO EN LA LLAGA by Carlos Monty: “¿Hay vida después de Chronixx?”

Enviado por el 7 noviembre, 2015 – 10:00 Comments

chronixx-obamaEstaba yo en mis cositas, ya saben, fantaseando con mi próximo viaje a África Occidental para conocer en su estudio a Takana Zion, entre un vídeo de leumbeul senegalés (dios, qué culos!) y otro de naija nigeriano (¿eran P-Square, no?), cuando sonó el teléfono. Era el nuevo boss.

  • Wha a gwaan mi general?
  • Yo, where u hide dadda?.

 

Ras klaat!. Seguiré en castellano para que no os perdáis. El jefe me llama a filas de nuevo y me soborna con una caja entera de Appleton. ¿Qué podía hacer?. Que si quiero que hagas esto y lo otro, que si tienes que volver y además mensualmente y no admito un no por respuesta. Le contesto que mi natural perruno solo me deja menear el culo si estoy bien acompañado en una disco africana, y que ya solo escribo tontunas en mi Facebook, pero me amenaza con desterrarme a un cuartel militar para desertores regido por la FAES en Segovia, como no me reincorpore ya mismo. Uff, qué frío y qué mal rollo. Así que aquí estoy de vuelta. Se siente. Menos mal que consigo que al menos el torro sea bimensual. Además Jah Ova Evil siempre, it’s a must, así que me pongo las pilas donde lo dejé: Jamaica es una puta y Rasta ha muerto, pero los yutes molan, aunque son tan inocentes… Eso sí, aquí poco caso con las cosas de la Isla. Pero me han prometido cheques y jamones, así que aquí ando, enredando.

 

Una vez me preguntaron que cómo era tan negativo si con el , vivimos ahora uno de los mejores momentos en la música de la Isla que nos cautiva. Ha pasado un año entero desde entonces, y es hora de comprobar si las cosas han mejorado algo para las jóvenes promociones de nuevos rastafaris con blackberry. ¿Hay vida después del éxito internacional de ?.

 

Si uno se fija solo en Chronixx, diría que la fama internacional, donde es acogido como la gran esperanza negra, le ha metido en más de un jardín. La envidia es mu’ mala. En Jamaica también. Ni que hiciera anuncios de coches caros ni vendiera millones de discos como Marley o Michael Jackson. De hecho hoy, ¿quién vende realmente discos, como no sea en USA?. Todo se limita a mixtapes en Soundcloud, como cualquiera bueno o malo, y en el mejor de los casos a vídeos en Youtube, con más o menos visitas. Otro que ha muerto: el concepto “álbum” en soporte físico. Unas cuantas copias testimoniales en conciertos y en alguna tienda virtual,y listo. Por no haber llegado a tótem de la comunidad, ni siquiera tiene la capacidad de realizar proyectos tan ambiciosos como el del rapero multimillonario senegalés/americano Akon que ha iluminado la mitad de Africa Occidental con su proyecto solidario (más de 5 millones de africanos por fin tienen luz regularmente con placas solares, veremos lo que dura).

 

Chronixx-upsets-Lisa-Hanna-on-Twitter-900x530

Pero cuando se tiene su presencia mediática, y en Jamaica y su área mundial de influencia sí la tiene, cada palabra, cada declaración en redes sociales o entrevistas se convierte en un arma arrojadiza. Primero se peleó públicamente con la tan peligrosa como bella Miss , a cuenta de que su Ministerio de Juventud y Cultura ni protegía a los veteranos desahuciados del reggae que tanto habían hecho por poner la cultura del país en el mapa mundial, ni apoyaba con centros sociales a los nuevos talentos jóvenes. Verdades como puños. La Ministra, de los Hanna de toda la vida, o sea política 100%, le contestó que menos criticar y más colaborar con el Gobierno para cambiar la situación (ja!, después de los negocios ocultos con el Pinnacle de , hay que tener cara), que le llamaba y no le cogía el teléfono. Pero Rasta Not Politic, os lo tengo dicho. El aparato del PNP hizo el resto para desacreditarlo. Es un buen chico, pero…no entiende de estas cosas. Luego vino Obama de visita, y lo llamó “Waste Man” (desperdicio) y se le echaron encima todos los que aspiran a que tener un negro en la Casa Blanca sea un signo de respetabilidad para ellos. Raza y Negocio. Muy jamaicano. Los lectores del Gleaner le dieron lo suyo y ahora resulta que el “Waste Man” es él.

 

Pero sobre todo, y aquí viene lo peor, aparece la matriarca de Vineyard Town (al este de Kingston) y de las 12 Tribus de Israel y confirma lo de “Wast eMan” y además le llama públicamente “desagradecido”. Ojo, porque no se lo dice cualquiera. Patricia “Patsy” Ricketts no es precisamente cualquiera en Jamaica. ‘Patsy’ ha sido durante años la directora de la muy reconocida nacional e internacionalmente “National Dance &Theatre Company”, que durante décadas ha dictado el who is who de la danza en Jamaica, pero sobre todo es la matriarca del clan Nunes de Vineyard Town, donde las neo-roots (como se dice ahora) comenzaron, y que incluye a sus hijos Alty (el difunto Lil’ J.O.E), Aijah (aka ) y Jahnoi (aka Selah) y sus ahijadas Hempress Sativa (la hija del legendario músico rasta “Ilawi” Malawi Johnson) y la diseñadora de ropa rasta de Brooklyn emigrada a Kingston y reconvertida en cantante TuffLikeIron.

 

El 5º hijo de Patsy, Alty Nunes, se convirtió en leyenda fundacional de la vuelta a las raíces, había estudiado y con nota en el influyente instituto y más antiguo de todo el Caribe, Wolmer’s Boy’s High School (no solo de la Alpha Boys School ha vivido Jamaica). Por el Wolmer’s pasaron desde los primeros Ministros Michael Manley y Edward Seaga o la viuda Amy-Jaques Garvey, deportistas como la bicampeona olímpica Shelly- Ann Fraser o actores y artistas como Harry Belafonte, Diana King, Cherine Anderson o hasta el mismísimo Sean Paul. Así que cuando en 2005, Alty quedó tercero en el popular concurso de nuevos talentos JCDC con la canción “Don’t leave” (ese año arrasó Khalil n’ Pure con el emotivo himno “Poverty”, así que no tenía ninguna oportunidad de ganar), el pequeño de los Nunes se convirtió en una celebridad y el Rasta Camp de las 12 Tribus en Vineyard Town quedó establecido, convirtiéndose en los años siguientes en un polo de atracción para todos los jóvenes procedentes de familias rastas, de Chronixx a Micah Shemaiah. Como un “Inna di Yard” para jóvenes de ahora, vamos.

 

Alty “Little J.O.E” Nunes había empezado en realidad con un grupo infantil llamado “Jah Children” con el que incluso giró por Europa, pero su participación en el JCDC de la mano de su compañero de clase, el productor Gavin Blair (capo del sello “Equiknoxx” que luego lanzaría su carrera internacional hasta su álbum póstumo “Man from Judah” en 2012), le abriría las puertas del negocio. Un amigo de éste, e hijo del legendario productor Augustus “Gussie” Clarke, le presentó a su padre, con el que editó el single “Not Good at All” en 2006 sobre el riddim “Consuming Fire” que también hizo Luciano y acabó en uno de los compilations de VP, y hasta grabó con Sly & Robbie el riddim “Cuss Cuss”. Pero en 2009 tuvo su primer aneurisma cerebral que se repetiría en Febrero de 2011 para privarnos de su innovador talento.

 

Mientras, la Vineyard Crew había formado a su alrededor el sello “Flo Factory” convertido tras su icónica desaparición definitivamente en “Jah Ova Evil Records”, del que ya tenemos muchas más referencias internacionales en el pasado reciente. Por eso no es casualidad que las andanadas de la matriarca ‘Patsy’ lleguen justo cuando aparece este verano de 2015 el álbum tributo al llorado Alty, “Forever Judah”, con toda la plana mayor de la J.O.E Camp y dos o tres incorporaciones  nuevas (Jahwawah, D’Excel y la contagiosa cantante Nicole Miller, que ya había llamado la atención en el “Original Dread” de Micah Shemaiah). Pero el disco es claramente un proyecto familiar (“Badadeng” de sus hermanos Selah y The Gideon es el himno) y la matriarca no le perdona a Chronixx que en este momento no comparta la gloria con los herederos.

 

Patsy escribe en su Facebook: Mi hijo Alty George Nunes también conocido como Jah Ova Evil (J.O.E) falleció in 2011. Nada más morir, Chronixx vino a nuestras vidas, durmió en la cama de mi hijo y se quedó con nosotros al menos dos años. Desde allí, trabajó en sus hits Behind Curtain, Warrior e incluso en su reciente hit Spirulina. Teníamos frecuentes debates sobre Rastafari, en los que rara vez estábamos de acuerdo, pero decidimos apostar por él porque vimos su talento. No olvidaré la noche que nuestros jóvenes comenzaron a colocar posters de Chronixx en los semáforos, blogueamos en internet por él. En general, nosotros le impulsamos. Obviamente el decidió que ya nos había utilizado bastante y nunca volvió siquiera para dar las gracias. Ahora, ¿quién es el “waste man”?.”Y claro, los medios hacen orejas y tiran con bala. La insolencia de los famosos se castiga duro en todas partes.

 

JOE

Chronixx declina entrar en guerra con el legado de J.O.E. Tiene motivos de sobra. Atrás quedan los buenos tiempos cuando él encabezaba los homenajes y se fotografiaba con el clan, pero sobre todo buceando en el disco póstumo de J.O.E. “Man from Judah”, uno comprende lo mucho que Chronixx le debe en su estilo. Aunque el disco no tuvo un especial impacto popular en la Isla, y recogía todos sus singles de “éxito” previos (“No tGood at All”, “Struggles”, “Tamarind Season” y su celebrada versión actualizada del “Herbsman Hustlin” de Sugar Minott), y cuenta con las colaboraciones de Ky-Mani Marley, Krazy Bone (de Bone Thugs N’ Harmony), Konshens, Bay-C (de T.O.K), el hijo de Freddie McGregor, Chino, y sus colegas Kemikal y Shanz; lo que importa es que sienta las bases de todo este sub-género del neo-roots, esa calma rasta con espíritu de adolescente aún sin resignar, que permite que fluya la poesía que alimenta el dub y se aprende en la meditación del campo, de la que tanto partido ha sacado Chronixx. Lo mismo da que J.O.E. haga r’n’b, baladas, roots o dancehall, todo suena fresco y original. La fórmula, con más o menos dub va a ser explorada hasta la saciedad desde 2012 hasta ahora.

 

 

Con razón, el pope David Rodigan se quejaba a principios de año, antes de dimitir de Kiss FM por “discriminar la música reggae”, que el reggae británico se había quedado obsoleto y que menos mal que el neo-roots jamaicano había devuelto el reggae al Reino Unido. No sé si es para tanto, porque desde fuera de la Isla tenemos tendencia a magnificar las cosas. Jamaica está actualmente tan hiper-observada por el resto del mundo que pareciera examinada permanentemente con microscopio. Por eso todo nos parece más grande que lo que realmente es.

 

Porque aunque como Chronixx y su banda y sello propio “Zinc Fence” (para el que además fichó a una estrella con bagaje africano que la hace única como Kelissa), los grandes nombres contemporáneos al suyo como Kabaka Pyramidy su “Well Done” y Jah-9 andan enfrascados en conquistar su propio mercado internacional mediante incesantes giras por Europa y USA respectivamente con sus bandas estables (Bebble Rockers y Dub Treatment), más que en nuevos discos; solo Protoje, que fue el primero con la Indiggnation, tiene banda propia. Y aunque no os lo creáis, sin banda propia no hay paraíso que te permita libertad musical, por más sounds que haya y se veneren hasta la exageración.

 

Hundida la industria del disco, aquí y allí, el dinero está en las giras internacionales. El dinero te da la libertad artística y de pasar de los disses locales. Pero para eso hay que tener banda propia y estable. Todo cantante o compositor sabe que si no tiene una carrera sólida que le permita una continuidad razonable de bolos que asegure cierta retribución regular a sus músicos, depender de músicos mercenarios es un auténtico suicidio. Ocurre aquí, en la Isla y en todas partes. Te dejarán colgado a la primera. Y tocar con bandas europeas, por aplicadas que sean, no es lo mismo, no es la misma vibración. No hay mystic revelation. Es la pescadilla que se muerde la cola. Y más ahora que el público ya no paga por la música en vivo como antes, excepto en América y el Norte y Centro-Europa donde la crisis no se ha notado tanto.

 

Y en Jamaica salvo los nombrados, y verdaderos grupos colectivos como Ragin Fyah, Pentateuch y Dubtonic Kru, que no son backin’bands, como recuerda a menudo el bueno de Jubba White, ni uno solo del resto de nombres de esta generación consigue formar una banda estable con la que consolidarse en el extranjero y escapar a la espiral del olvido y la miseria, por más chunes que saquen. It’snot an easy road!

 

¿Quién se acuerda ya de Jah Bouks con el exitazo que tuvo en 2013 con su hit “Angola”, por qué una voz privilegiada como la del “Real Revolutionary”Asante Amen (el de “Only Rastafari”) no salta el charco, por más que haga tremendas versiones del mismísimo Jacob Miller (“Sinners” con Dean Frazer)?.¿Dónde anda otro fundacional como Exco Levi con la cantidad de singles que sacó entre 2012 y 2013, o por qué Iba Mahr actúa recientemente en el Inner City de Kingston y solo acuden 40, y eso que no todos tienen el apoyo de una super-estrella como Tarrus Riley (“Diamond Sox”)?.En el “Dubwise” y el “Dub Club” siempre se ven las mismas caras de rastas jóvenes con cierto nivel cultural, pero las mismas caras, y me cuentan que los refugios de Bull Bay como el “Wicky Wacky” y el “Jamnesia” ya casi no funcionan, salvo que algún artista pague de su bolsillo alguna presentación especial como Pentateuch con nuestro Irie Souljah(que por méritos propios ya ha entrado en la comunidad) hace unos días o Ragin’ Fyah que montan un festival de dos días en Diciembre (cuando pasa todo, junto con el mes Marley en Febrero). Vamos casi lo mismo que aquí. Underground para sobrevivir con mucho esfuerzo. No todos son Chronixx o tienen familia de músicos consagrados en la industria y mecenas internacionales como Jesse Royal.

earthkay

 

 

Sí es verdad. Ahora todo hijo de vecino tiene un Facebook, un Bandcamp y el resto de redes sociales para llegar al mundo, pero no hay una Island con su “Mango” y menos aún una Virgin que invierta en un subsello como “Frontline” para rescatar para el mundo las carencias de la Isla maldita. Todos se mueven, todos graban, todos actúan dónde y cómo pueden, todos interactúan unos con otros, “Unity is strength” dicen sus managers femeninas (Kemesha, Loraine, esas queens, bendiciones) y repiten ellos en el escenario, pero el acceso al verdadero mercado internacional sigue cerrado. Sin banda que gire “Babylon by Bus” sin parar, no hay millón de visitas en Youtube, que te catapulte a la verdadera fama. Eso sigue reservado para frikis y vídeos de gatitos, salvo que tengas a la industria detrás. Por eso da tanto apuro comprobar como los macro-festivales europeos solo rescatan su presencia testimonial con banda europea acoplada o en formato showcase para las dub stations. Lo vimos en el pasado Rototom.

 

Que Micah Shemaiah, otro nacido en las 12 Tribus, elegido como pupilo en sus comienzos nada menos que por el legendario Monty Alexander, y el verdadero hype de este año en el movimiento, con su 3º y tan esperado como brillante álbum “Original Dread” (en 2009 auto editó su debut “Rastaman Meditation” que no trascendió, y luego el conocido single “Dread at the Control” y el desconocido acústico “Acu-Afrika”), tenga que presentarse en el Rototom solo para hacer una corta aparición en la DubA cademy con Rory “Stone Love”, por llameante que fuera, y tenga que “alquilarse” a músicos locales o a sound locales de cualquier tipo para poder intentar una gira europea este Otoño, clama al cielo. No había más que ver a la leona Italee Watson animándole el dub para ver la cantidad de talento jamaicano actual que nos perdemos. Pero nadie se queja, se hace lo que se puede. Es el signo de los tiempos. Mellow Mood y Blackboard Jungle, y muchos más en Francia, Italia y España, hacen lo que pueden por acogerles.

 

Lo mismo puede decirse de Exile di Brave y su colega, el entrañable Kazam Davis, que han crecido exponencialmente en los dos últimos años. Exile está imparable como pudimos ver en el Showcase este verano y su Lp recién salido “The Journey Begins”, de lo más completito que hemos oído este año. Full Vibes. Kazam, estirando la gran acogida de su hit “Ancient Warriors”, andaba repartiendo copias de su Lp autoeditado con el mismo título, donde se intercambia colabo con Exile. Demasiado personal, demasiado autoeditado, para ganar atención general. Sin banda propia, ninguno de los dos podrá aspirar a un Main Stage.

 

 

Aunque la Isla en realidad sigue “kartelizada” (Nando Guereta dixit), y la atención popular que se les presta es minúscula, mucho menor de la que creemos, démosles tiempo y dejemos que crezcan y encuentren su camino, porque talento y conocimiento tienen de sobra. La cuestión es si les haremos suficiente hueco aquí, porque allí lo tienen tan mal como siempre, o peor. Nosotros, presumiendo de lupa, les juzgamos con un primer vistazo, un solo bolo, y no vemos las miserias de los jóvenes en Jamaica para abrirse camino en la selva mundial del espectáculo en estos tiempos tan malos para la lírica. Pero hemos de creer. Jah Guide!

 

©carlosmonty2014.wordpress.com – OCTOBER 2015

Tags: , , , , , , ,