Home » Crónica de evento, Fotos

NOCHE EN EL MUSEO. BB Seaton & The Gaylads en Barcelona

Enviado por el 17 Noviembre, 2016 – 16:00 Comments

gaydals1La velada del pasado martes 8 de noviembre en Barcelona era una fecha marcada en las agendas de los rudeboys y rudegirls de la ciudad condal (que no son pocos) y de toda una tropa de amantes del ska y el rocksteady de la vieja escuela. La calle estaba llena de gente expectante por llenar la Sala 2 de Apolo.
Todo empezó con los , archiconocidos en Barcelona. El ambiente al inicio fue frio y difícil de calentar al principio, pero poco a poco y con la elegancia de siempre lo consiguieron, como veteranos que son. Destacaron el carisma del cantante (de toda la vida ya) y la presencia de contrabajo en lugar de bajo eléctrico (el color del sonido ganó en autenticidad, aunque a veces no se apreció lo suficiente por motivos técnicos imaginamos). Merecen especial mención también los coros agudísimos y bien afinados del teclista.
Empalmando con originalidad unos temas con otros, hicieron un repaso de grandes clásicos como “You’re Too Bad” de Jackie Opel, “I Won’t Let You Go” de los Blues Busters o el himno “Message To You Rudie” al estilo de Dandy Livingstone, terminando con “Build Me Up” de The Foundations en clave ska.

gaydals3
Y así dieron paso a y los Gaylads, aunque reinaba la confusión entre la audiencia tras su aparición: faltaba uno de los Gaylads. El cantante de Soweto lo sustituyó todo el concierto, y no fue nada fácil. Explicó que no lo dejaron salir del Reino Unido por cuestiones de fronteras y pasaporte y políticas del Bréxit (que aún no está en vigor, que sepamos). Hay que añadir también un hecho que no se pudo pasar por alto: la edad ha afectado sin piedad alguna la voz antaño suave y poderosa de , sobre todo durante la primera mitad del concierto. A algunos esto les pareció gravísimo, mientras otros lo consideraron un hecho inevitable, sobre todo cuando pretendes acercarte a los testigos de la historia de la música.
Lo verdaderamente innegable es que BB Seaton y su compañero de los Gaylads dieron cuanto pudieron, y lo vivieron (especialmente Seaton). Y eso se consiguió contagiar a un público de todas las edades, que conocía todos los temas y los coreó entregado los estribillos de los temas más emblemáticos, con las armonías a voces de los Gaylads que a instantes emanaban el brillo de un pasado verdaderamente glorioso.

gaydals2
Sonaron temas como “Somewhere Over The Rainbow”, “Joy In The Morning”, “My Jamaican Girl” que se convirtió por una noche en My Barcelona Girl, “Africa We Want To Go” o “It’s Hard To Confess”, con pull up incluido por demanda unánime.
Como reflexión de la noche, podemos afirmar que hubo dos tipos de personas que salían por la puerta de Apolo. Los que se sentían engañados y los que no. Y es cierto que ambas partes tenían razón, lo que seguro es cierto es que hay que aprender a diferenciar la obra del artista para disfrutar este tipo de conciertos, puesto que la primera es eterna y atemporal. Ha quedado claro en estos últimos años que todos (artistas, salas, promotores y público) queremos seguir apostando por este tipo de música y cultura con más ganas que nunca. Noches como estas sirvieron para que cada uno y cada una pueda sacar sus propias conclusiones, para hacer de la escena local y su agenda cultural algo de lo sentirse orgulloso.

Texto: Mikel Pérez Terrón

Fotos: Ángel “Mou” Sorroche

Tags: , ,