Home » Media, Noticias / Novedades, Proyectos ACR

Disponible online la versión original subtitulada del documental “Marley” de Kevin McDonald

Enviado por el 20 enero, 2013 – 13:06 Comments

marl-300x211El gran evento ligado a la memoria de del 2012 ha sido sin duda la salida del imponente documental realizado por Kevin McDonald después de que, en el curso de los años, los más conocidos Martin Scorsesse y Jonathan Demme abandonasen el proyecto por diferentes motivos.

Finalizada la fugaz exhibición de “Marley” en las salas de cine a finales del pasado mes de junio y publicarse en formato DVD y Blue-Ray, con la anunciada inclusión en el packaging de suculentos materiales extras y la inclusión de un libro ha llegado para nosotros el momento de examinarla a fondo.

Obviamente, treintaiun años después de la desaparición del héroe global del reggae es imposible prometer novedades, aunque el documental se ha anunciado como el mejor hasta ahora sobre el argumento y sobre todo como el más íntimo y emocionante: en efecto, McDonald ha hecho un óptimo trabajo a través de una narración simple y esencial compuesta de imágenes, más a menudo conocidas que material raro, y la contribución de una treintena de personajes fundamentales en forma de entrevista. El film comienza con imágenes de los lugares donde comenzó la dramática diáspora africana, para continuar en el escenario, donde aparece Bob en el culmen interpretativo de una versión en directo de “Exodus”, mientras que pocos segundos después la cámara nos muestra en un vuelo rasante la belleza de las montañas jamaicanas del distrito de St. Ann, donde nació el gran artista en febrero de 1945.

En la primera parte del documental encontramos al único superviviente de los , , desbordando la pantalla con la naturaleza de un gran actor mientras nos cuenta, junto a otros personajes como Jimmy Cliff, Rita Marley, Dudley Sibley o Lloyd ‘Bread’ McDonald de los Wailing Souls, como se fundó el grupo y como alcanzaron el éxito en el Studio One en plena época ska.  Con la necesidad de llamar la atención del gran público, buen conocedor de la historia de Marley y satisfacer también a los más expertos y exigentes, McDonald se maneja bien pivotando entre biografía oficial y detalles más desconocidos, aunque basta conocer un poco las vivencias biográficas narradas para darse cuenta de que muchos detalles importantes de la historia, sea sobre el perfil personal o sobre el artístico, se han omitido, aunque teniendo en cuenta que la cinta dura casi dos horas y media nos parece un pecado perdonable.

El riesgo de santificación excesiva de la figura de Bob se ha conjurado con la inteligencia de las selecciones narrativas y del sincero afecto de las palabras de muchos de los entrevistados: momentos indudablemente memorables son la conmoción de su hija Cedella, que se lamenta de haber tenido que compartir la presencia del padre con su duro trabajo como personaje público, el aporte de personajes poco conocidos como una hermanastra y un primo por parte de padre, capturados por la cámara mientras escuchan “Cornerstone”, de los Wailers, quizás el testimonio más elocuente en disco sobre la condición de “sin casta” de Marley, derivada del hecho de ser un mestizo hijo de un blanco y una negra, los diferentes relatos de su amigo Neville Garrick son fundamentales para definir la personalidad de este extraordinario personaje.

Bajo el perfil musical “Marley” está en condiciones de mostrar y hacernos escuchar piezas notables como una versión demo de “No Woman No Cry” con al piano (por desgracia no se ha incluido en el doble CD que contiene la banda sonora, secuencias no muy conocidas del concierto “Smile Jamaica”, adquiridas gracias a la gran competencia de Roger Steffens, un fragmento con Stevie Wonder junto a Bob en el que cantan a dúo “I Shot The Sheriff” en Kingston en 1976 y algunas otras aportaciones notables convierten también el film en fundamental desde un punto de vista documental. Tienen gran valor secuencias que trazan particulares históricos útiles al relato, como la atmósfera de Trenchtown, la visita de Haile Selassie a Jamaica en 1976, la importancia de la mística rastafari y el clima de violencia fraticida que se vivía en el Kingston de los años setenta y que desembocó, como es sabido, en el atentado sufrido por Marley en diciembre de 1976. En un clima de gran tristeza encontramos algunas secuencias dedicadas a sus últimos días en la clínica de Joseph Issels en Baviera y a los solemnes funerales de estado en Kingston en mayo de 1981 que concluyen un bello retrato biográfico que como hemos dicho tiene la habilidad de interesar a quien conoce poco de la vida de Marley y apasionar a tantos que han visto cambiada su vida por las vibraciones que emanaba este extraordinario artista.

| www.piertosi.com

via: http://sunnyvibes.rototom.com

Tags: , , , , ,