Home » Entrevistas, Proyectos ACR

Pier Tosi entrevista al fundador del sello inglés Fashion Records

Enviado por el 28 enero, 2013 – 17:00 Comments

fashionUna noticia reciente que nos ha alegrado verdaderametne es la reedición digital de las mejores perlas del catálogo de por parte del coloso de la distribución digital Believe Digital. Con Fashion regresamos a los días gloriosos en los que el reggae inglés prosperaba disputando en creatividad con la escena jamaicana, por lo que la etiqueta amarilla y blanca del sello de y no puede faltar en las colecciones de los maniáticos del vinilo reggae. Desde el primer single “Let’s dub it up“, de Dee Sharp, la historia de Fashion transcurre a través de memorables páginas de “lovers rock”, el ascenso a nivel internacional de artistas como Maxi Priest y Pato Banton, el florecer del estilo de los MCs ligados al estilo denominado “fast chat” o encuentros memorables en sus estudios con superestrellas del reggae jamaicano.

La primera reedición ha sido la selección ‘Fashion in fine style vol.1′, mientras que ahora la Believe Digital está preparando el lanzamiento de varios álbums clásicos y recopilatorios. Hemos preguntado a  Chris Lane, fundador de la etiqueta y su principal productor que nos cuente la historia de Fashion Records:

P: Partamos del presente: ¿cómo ha llegado la oportunidad de republicar en formato digital todo el catálogo de Fashion?

R: La etiqueta estaba parada desde hace tiempo y ya se había publicado alguna cosa en formato digital cuando hemos llegado a este acuerdo con Believe Digital y yo y mi socio en Fashion, el propietario de , John McGillivray estamos trabajando para encontrar el modo adecuado de reproponerlo, por ejemplo queremos hacer remezclas modernas de algunas pistas, queremos hacer lo mejor para reactualizar nuestro catálogo y volverlo apetecible para el mercado. Ya hacía tiempo que personas cercanas a nosotros nos animaban a poner de nuevo disponible nuestra música a través de nuevas publicaciones y nos hemos encontrado con un nuevo interés en Fashion Records, cerrada desde el 2000.

¿Os ha contactado Believe Digital o habéis sido vosotros quienes habéis propuesto el acuerdo?

Mitad y mitad: hemos hablado con las personas que administran las ediciones musicales de nuestras canciones y ellos nos han sugerido diferentes distribuidores digitales, hemos hecho reuniones con algunos de ellos y Believe Digital nos ha parecido el mejor en términos de conocimiento del mercado, de eficacia de distribución y porque su interés por Fashion es verdadero. Muchas personas nos habían hablado muy bien de ellos y hemos podido constatar en persona que son los mejores.

Hablemos de la historia de Fashion: ¿cómo habéis tenido la idea de fundar la etiqueta en 1980 en un momento tan importante de la historia del reggae inglés?

Durante aquellos años me desenvolvía desde hacía un tiempo como periodista reggae escribiendo para diferentes revistas y trabajaba ya con John, de Dub Vendor, vendiendo discos con un puesto en varios mercadillos. John había publicado además un par de discos en una etiqueta llamada Dub Vendor. Yo siempre quise producir discos reggae y tuve la oportunidad de hacerlo para mi amigo Dave Hendley, que en aquellos tiempos era conocido como fotógrafo ligado al reggae y tenía una etiqueta llamada Cruise, para el que produje algunos discos de los Investigators. Durante ese periodo ya no trabajaba con John, que iba por su cuenta, pero cuando escuchó la música que estaba produciendo me propuso volver a colaborar juntos, lo que me pareció muy buena idea, así que fundamos Fashion en 1980.

Vuestro primer éxito “Let’s Dub It Up” de Dee Sharp es un disco de estilo lovers y vuestro éxito ha derivado muchas veces de óptimos hits lovers… Me preguntaba si amábais así desde el principio el “lovers style”…

Sí, me gustaba el lovers desde sus primeros comienzos, era muy popular en Inglaterra a finales de los setenta y principios de los ochenta, era con diferencia la música reggae más popular, el lovers tenía sus puntos de contacto con el rocksteady de los años sesenta. Antes de que tantísima gente se aproximara al reggae a través del punk, los que amaban el reggae porque habían crecido con él lo habían hecho desde finales de los años sesenta escuchando música soul, simplemente por el hecho de la gran cantidad de versiones reggae de temas soul. El lovers rock es una forma muy  natural de reggae: mucha gente lo consideraba música algo ligera, aunque para mí el lovers, así como el rocksteady, con todas aquellas canciones románticas forma parte de los verdaderos fundamentos del reggae. Si piensas un poco en los grandes éxitos de Studio One, Treasure Isle y Gay Feet te das cuenta de que son todas canciones de amor… me refiero a artistas como Carlton & The Shoes, Heptones, Gaylads, por nombrar algunos que tenían también canciones conscientes y sobre la realidad pero eran fuertísimos también en las canciones de amor.

Hablemos de tu rol en la etiqueta, ¿cómo te has convertido en tan buen productor?. Creo que has comenzado como músico…

Con toda honestidad, no me definiría realmente como un músico en aquella época… desde muy joven aprendí un poco a tocar la guitarra, pero lo dejé durante un tiempo cuando tenía trece o catorce años para después volver a tocarla cuando ya estaba produciendo discos porque teníamos un par de guitarristas que cuando grababan no eran gran cosa, así que pensé que con un poco de ejercicio podría sonar mejor que ellos en estudio y, de paso, ahorrar algo de dinero. Por el mismo motivo empecé a interesarme por cómo tocar los teclados, el bajo, las percusiones…

¿Y respecto a tu trabajo como productor?, ¿cómo has aprendido a mezclar, a hacer dubs?

En el pop los productores pasan por un aprendizaje como operadores de grabación o técnicos de sonido antes de convertirse en productores, pero en el reggae ha habido siempre muchos productores que no sabían nada de teoría musical ni de técnicas de grabación pero tenían el dinero para pagar a los artistas y el estudio, mientras el verdadero trabajo lo hacían los músicos y los ingenieros. Mi intención, en cambio, ha sido siempre la de ser un verdadero productor porque he estudiado siempre música escuchándola y desde el primer momento en el que me encontré en un estudio comencé a pensar qué podía hacer con los instrumentos que tenía a mi disposición… al principio preguntaba muchas cosas a los ingenieros que había en el estudio y ellos me mostraban como usar el mixer o cómo grabar los instrumentos… he aprendido literalmente el oficio mientras lo hacía…

Sé que en aquella época había ritmos de trabajo verdaderamente alocados…

Sí, es cierto… en un cierto punto en los ochenta teníamos también un estudio para dub plates en el semisótano de la tienda Dub Vendor en Claphan Junction y me pasaba todo el día cortando dubs al mismo tiempo que trabajaba como ingeniero freelance en un estudio llamado Mark Angelo por la noche y entre medias producíamos los discos de Fashion, atendiendo también el resto del trabajo de la etiqueta. No dormía nunca y lo hacía por la pasión de producir música…

Has contribuido a lanzar la carrera de decenas de artistas de la escena inglesa, ¿cuáles son en este sentido tus mejores recuerdos?

Guardo muy buenos recuerdos de todos… especialmente cuando trabajábamos en el estudio de dub plates y después en el estudio de cuatro pistas y en el de ocho, hemos pasado un montón de tiempo registrando las partes vocales y había siempre gran excitación y diversión con una atmósfera extraordinaria… Era fantástico grabar MCs como Smiley Culture, Asher Senator y también artistas jamaicanos como Johnny Ringo o las producciones del sello como Michael Gordon, CJ Lewis o todos los demás… eran todos buenos y algunos tuvieron mucho éxito como, por ejemplo, Michael Gordon, que era uno de los solistas de los Investigators, Nerious Joseph, con los que hicimos álbumes enteros… son tantos que no podríamos recordarlos a todos…
¿Cuál era la respuesta de la comunidad musical jamaicana a vuestras producciones?

Hemos prensado muchas de nuestras producciones en Jamaica como singles y creo que hemos sido de las pocas etiquetas inglesas que hayan tenido éxito… no tuvimos nunca éxitos monstruosos en Jamaica pero nuestros singles se vendian bastante bien y ciertamente mejoraron para nosotros en los años noventa. Hemos tenido siempre un buen feedback de la isla… me vienen a la memoria piezas como “Dance Pon The Corner” de Papa Face que Barry G ponía a menudo en la radio en RJR o “Who’s Gonna Make Dance Ram” de Andrew Paul, nuestra presencia en Jamaica nos daba mayor credibilidad y ventas en Inglaterra y era para nosotros algo óptimo.

Fashion ha grabado habitualmente colaboraciones entre artistas jamaicanos e ingleses acercando de este modo estilos diferentes…

Sí, a menudo, si había artistas jamaicanos que pasaban por nuestro estudio en Londres o si estábamos nosotros grabando en Jamaica, pensábamos habitualmente en estas combinaciones, que contribuirían sin duda a lanzar a nuestros artistas y a darles mayor credibilidad en un periodo en el que el UK reggae tenía todavía un complejo de inferioridad respecto a la música que llegaba de Jamaica. Tengo que decir que los artistas jamaicanos han respetado siempre mucho nuestras producciones y a los artistas ingleses y teníamos sólidas relaciones con grandes artistas jamaicanos y grandes productores, hasta tal punto que nos movíamos por la isla como si fuesemos un sello local. Para nosotros en términos de currículum ha sido siempre importante contar con artistas jamaicanos en el catálogo y en particular hacerlos cantar a dúo con nuestros artistas.

¿Cómo tomásteis la decisión de cerrar la etiqueta?

Para decirlo con pocas palabras, hemos trabajado muy duro durante veinte año, disfrutando de grandes experiencias y gratificaciones, pero más o menos en 1999 el mercado ha quebrado un poco y las ventas de discos han comenzado a caer estrepitosamente. Este motivo, combinando con la dirección que estaba tomando la música, nos ha hecho perder el entusiasmo… seguramente se trata de algo que tiene también que ver con envejecer…

¿Todavía escuchas reggae?, ¿qué piensas de las evoluciones más recientes del sonido jamaicano?

Esta pregunta es un poco embarazosa para mí… En realidad no escucho mucho reggae contemporáneo porque no suele haber nada que capture particularmente mi atención… Esto no sucede solamente en el reggae sino también me sucede con otras muchas músicas contemporáneas… si escucho música, y de nuevo no me refiero solo al reggae, tiendo a escuchar cualquier cosa del pasado, de los años cincuenta, sesenta o setenta más que algo actual…. admito que quizás debería esforzarme un poco por escuchar cosas nuevas…

| www.piertosi.com

via: http://sunnyvibes.rototom.com

Tags: , , , ,