Home » Galería de Fotos Reggae.es, Noticias / Novedades

De Clásicos y Sorpresas. Día tres en Rototom Sunsplash

Enviado por el 15 agosto, 2017 – 20:20No Comment

En solamente tres días la massive parece a haber olvidado cualquier forma de vida o rutina fuera de este festival. Mientras aún sigue llegando gente, otros van abandonando el camping deseando haber podido quedarse más días. Y ojalá lo hubiesen hecho, porque este festival va in crescendo.

Los encargados de desatar el torrente musical del Main Stage fueron los iconos vivientes de Inna de Yard. A la cabeza estaba Cedric “Congo” Myton de los míticos The Congos, con su falsetto tan peculiar y de vital importancia para la historia del roots. Con un sonido simple fundamentado en algunos skanks de guitarra (con Boo Pee de los Aggrovators) y teclado, un bajo bien potente y, los protagonistas, un conjunto completo de percusión Nyahbinghi, al más puro estilo Count Ossie de los viejos tiempos. Su energía en el escenario tampoco faltó, especialmente cuando echó la gorra al público con todas sus fuerzas en un pull up por el famoso tema FishermanRow. También hubo varias referencias a la película de culto reggae Rockers, con momentos tan especiales como el Graduation In Zion de Kiddus I.

Después de un breve cambio de escenario, New Kingston se encargaron de seguir levantado el entusiasmo. Hubo cambios de última hora, pues lo acordado en un principio era el show de la banda Sinsemilia. Pero verdaderamente a nadie pareció preocuparle demasiado, pues el sonido de esta banda de Brooklin, con el brillo y la claridad del sonido pop fusionó perfectamente los recursos instrumentales con los digitales. Siendo solamente cuatro intérpretes, su juego de voces fue sorprendente, especialmente en la voz principal(sonora y con letras complejas sobre la esperanza y resistencia). Don Carlos con su DubVision Band recogieron el testigo del Main Stage. Su sonido andaba con un pie en el roots de los riddims más clásicos y el otro en el más puro estilo dubwise de banda, con todo lujo de delays, reverben la caja y bajos muy duros y potentes. Una talentosa sección de vientos con la voz amable y relajada de Don Carlos sumieron a la audiencia en un trance risueño y meditativo a la vez.

Pero los Specials, con su estilo más auténtico, se propusieron hacer bailar a todo el público. Y lo consiguieron. Aunque el inicio pudo ser algo flojo, la dinámica fue creciente y cargada de sorpresas. Para empezar, sorprendió su dualidad: se movieron todo el concierto entre su cara más clásica de ska y rocksteady británico (con armonías que suenan a película de miedo de los 70 y su estética tan icónica para skinheads y mods) y su nueva faceta de UK dub instrumental y de escenario, del modo más espectacular posible. Por otro lado, sorprendieron ciertos “caramelos” en el repertorio, especialmente una versión del legendario RedemptionSong de Bob Marley con arreglo para cuerdas e incluso acordeón, dándole un sonido muy folk (que podría recordar a la versión de Ziggy Marley con los irlandeses The Chieftains).

En la misma dinámica sorpresiva, se desató la fiesta en African Village. Después de toda una tarde de percusión, danza, cuentos y mucho más, pudimos disfrutar del conciertazo de los Afrikemet, que tras su primer año como banda ya tocan por segunda vez en el RototomSunsplash. Afincados en Barcelona, cuentan con miembros de lugares como Ghana, Cuba, Itália o Brasil, y su estilo consiste en mezclar ritmos y estilos centroafricanos como highlife, soukous, native blues o domboló con sonidos de funk o de reggae, creando bucles frenéticos de melodías enredaderas y baile desenfrenado. Y con la danza y las risas siguió el African Village hasta las cinco de la madrugada, con la Afrikan Disco, como cada noche (y como no podría ser de otro modo).

No faltaron tampoco sorpresas en el resto del recinto de . Especialmente con la presencia de la A4 Reggae Orchestra en el Lion Stage, uno de los proyectos más vivos, potentes y con más arraigo de la escena reggae barcelonesa y catalana. Son todos muy jóvenes, y a la vez, la flor y la nata de la ciudad condal, tanto a nivel instrumental (cuentan con el joven King Siva al saxo, que ya vimos la primera noche en la Dub Academy) como a nivel vocal, con el dueto de Pol “Hit Maker” Cardona y Paula Bu de destacable sonido soul. Pero lo más sorprendente, por extraño que parezca dado su talento interpretativo, es la selección del repertorio y sus arreglos. Su proyecto consiste en recoger temas archiconocidos del mundo del jazz, el rock o incluso el pop, pintándolos de reggae y mezclándolos con toda clase de riddims clásicos. Para algunos incluso se podría decir que se dedican a “mejorar canciones a las que solo les faltaba ser reggae”.Toda una promesa que merece saltar a escenarios mayores y abrirse paso a nuevos públicos dentro y fuera de la península. Les siguió el enérgico y pasional Turbulence, que se llevó un buen saco de forward con algunos de sus mejores temas, e incluso con una versión del Think Twice de Phil Collins (todo arropado con una banda de sonido new roots con una clara inspiración en las armonías del lovers rock).

En la Dub Academy también se vivieron momentos de ensueño. Los responsables de despertar los aclamados altavoces de Blackboard Jungle fueron el joven equipo de Smoking Dub Academy. Su set fue especialmente dinámico, con Irie Nanara pon di mic (aún más perspicaz que en la edición pasada de Rototom, donde ya nos sorprendió), Danny Trees y Pablo Dread pon di controls de dub en vivo y a la sección instrumental Makka Dubba al bajo y Johann Hincapié a la trompeta y la flauta travesera. Con gran compenetración y familiaridad entre ellos, presentaron un montón de producciones propias muy cuidadas y originales, dando una impresión de disfrutarlo mayor de lo que se suele ver en un warm up (cabe destacar la versión del tema principal del Inspector Gadget que se marcó Hincapié a la trompeta sobre un rockers trotador).

Las sorpresas siguieron con los aclamados Dubkasm, con Stryda en la selección y su radiofónica locución, Solo Banton y su profundo toasting al micrófono y Digistep con su sorprendente estilo de siempre al saxo, en una sesión de dubplates más que exclusivos sobre sus producciones al más puro estilo Bristol. Destacó un dubplate del Rasta We Rasta de Danny Red sobre el Counter Attack de sus vecinos y amigos, GorgonSound (que levantó el forward de Nico de Blackboard, haciendo sonar una vuvuzela). Y en el punto más álgido llegó Moa Anbessa, con Gialloman y Don Diego al micro, empezando con una producción propia que llevaba por encima con meticuloso detalle las vocales del Hungry Man de Bob Marley. Moa Anbessa tiene un sonido muy distintivo, que suena como envejecido a voluntad, con constante sonido a trompeta con sordina. Y así fue la atmósfera que crearon. Hubo tributos a Twinkle Brothers o Bunny Wailer, pistas exclusivas del famoso flautista y productor Don Fe e incluso la aparición estelar de Sista Awa. Cabe destacar la ola de aplauso y euforia que generó su emparejado de Everliving y Jah a Di Best, que hasta el mismísimo Jah Shaka no pierde la ocasión de pinchar con devoción.

Y así, como si nada, la masa del reggae se retira a aprovechar la brisa fresca, que invita a reposar y recuperar energías antes de que el sol abrasador y el reggae se adueñen nuevamente de sus cuerpos durante algunos días más.

Texto: Miquel Pérez

Fotos: Raquel Antunez

Galería de fotos

 

 

 

 

 

 

Tags:

¡Deja un comentario!

Debes estar registrado para poder hacer un comentario.