Home » Crónica de evento

“Una gran despedida familiar”

Enviado por el 23 agosto, 2016 – 19:08 Comments

Después de ocho días, para algunos nueve, cerramos la veintitresava edición del festival de Reggae más grande de Europa. Una última fecha para disfrutar de estos innumerables espacios musicales, culturales y de ocio, en la que el clima nos dio un respiro de los abrazos del sol nublándose y añadiendo una ventisca, algunas veces molesta, e incluso ya de noche llovió.

 

Para abrir esta jornada, Max Romeo, como no, llenó la plaza, incluso más que The Congos en la misma situación el anterior día. El anciano jamaicano comenzó fuerte su actuación con One Step Forward, seguido de la canción del mismo riddim de Zion Gate de Horace Andy, Selasie I Forever. Aunque sabíamos que sus hijos Xana y Azizi estaban en el festival y participaban en Reggae University, no estaban en cartel, pero Max les invito a las tablas para cantar sus actuales trabajos. Max retornó con Valley of Jehosaphat acompañado de su linaje, para terminar con sus notorios War Inna Babylon, Rate Rasta y Chase The Devil, que me enamoraron las estrofas de la bella Xana, por la potencia de voz que desarrolla con poco más de veinte años.

 

De los sonidos más Roots, cambiamos de marcha y aceleremos el ritmo para llegar el francés Volodia que con Artical Crew poniendo la instrumental, que fluyó entre el Reggae y el Hip Hop. A los pocos temas, salió el incombustible Yaniss Odua, también de nacionalidad francesa. Odua nos puso en el aire todo el corto espectáculo con el típico Dancehall francés, que lo comparamos con una ametralladora. Justamente en última melodía  del concierto se sincronizó con las nubes y lanzaron una lluvia contundente, a pesar de esto los fans resistieron hasta terminar, creando una imagen para recordar.

Otra familia de varias generaciones estaba programada, Freddy McGregor y sus hijos Chino y Stephen Di Genius. Daniel Chino fue el encargado de abrir el show escoltado musicalmente por Big Ship Band, revelando sus temas más movidos como Red Bull & Guiness. Di Genius es más popular como productor en la isla que como vocalista, como se demostró cuando la banda tocó su producción Pepper riddim, en la que su interpretación en el mismo Bounce A Gyal se vió ensombrecida por los gritos por los hits, que cantó Stephen, Pepper y None A Dem de Mavado y Shabba Ranks respectivamente. Ya retirándose los hijos, aparece Freddy desacelerando la banda con clásicos del reggae de los ochenta como Africa Here I Come Big Ship. Cuando se acercó el fin, se arriesgo con un medley de la historia antigua del Reggae y, justo cuando iba a interpretar una nueva pieza musical, observó como tenía el telón cerrado, poniendo punto y final.

 

Antes de dar comienzo al colofón del concierto de cierre, como es de costumbre, salieron al Main Stage la mayoría de los trabajadores de esta edición de , aunque no anunciaron la fecha del año que viene como manda la tradición, si que aportaron dos datos interesantes, que el año que viene volveremos a Benicassim y que el Leit Motiv del rototom 2017 será AFRICA.

 

El escenario principal se inundo de Reggae de corte africano, con uno de sus máximos exponente Tiken Jah Fakoly. El marfileño se presento ataviado con sus típicos ponchos de inspiración africana que hacen contraste con su piel oscura. La creación de la temporada anterior, Racimes, le hace acercarse a sonidos de la isla caribeña con versiones con el toque de su continente, que demostró en directo con Get Up Stand Up o Police & Thieves, además de Brigadier Sabari de su compatriota Alpha Blondy, incluido en el mismo. Fue emotivo, hasta el punto de comenzar a palpitar mi corazón, cuando entonó Plus Rien Ne M´Etonne un himno de la libertad para África, que se enlaza a la perfección con el lema “Reggae For Freedom”.

 

Los londinenses The Skints dieron un repaso con maestría a los estilos urbanos más recientes de Reino Unido fusionando Reggae, Dub, Ska, Rap, Grime y Punk en el Showcase. Un grupo de cuatro músicos que valen por diez ya que son los distintos instrumentos que sonaron. Gran parte del mérito lo tiene la atractiva Marcia Richards que no solo con su voz si no con el elenco de instrumentos que tocó, cosa que propició fallos de sonido. Las canciones que me hicieron vibrar fueron The Cost of Living Is Killing Me This Town, de sus discos Short Change EP FM.

 

Con este episodio ponemos el termino a esta edición cargada de llenazos históricos y carteles “Sold Out” en camping y taquillas, además del percance anecdótico del apagón. Cerramos este sueño y esperamos impacientes a lo que nos espera la veinticuatroava edición.

Rubén Eslava Palomino

Fotos: Cristobal Quesada, Jep Jorba, Ángel Sorroche

 

Tags: